.
.

15 marzo 2010

La vida eterna


















Por Mara Jiménez




El paso de la vida le parecía a veces un poco absurdo. ¿Cuántas veces había tenido esa extraña sensación de haber vivido lo mismo? ¿Cuántas veces se había preguntado si ese momento no era un camino andado? No obstante, las cosas del día a día cambiaban abruptamente sin una explicación lógica. Es decir, muchas veces abría su armario, recordando cierta prenda que ya no estaba ahí, para encontrar en su lugar una paleta de colores en su ropa muy distinta a la del día anterior. Curiosamente, sus estados de ánimo también cambiaban repentinamente, y sus memorias históricas, esas que bordamos en el andar cotidiano de nuestras egoístas existencias, variaban constantemente. Cuando tuvo consciencia de esta extraña situación, le pareció divertido, se sintió dueña de la posibilidad de vivir mil vidas en una sola, pero aquella pérdida constante de los afectos y los recuerdos comenzó a dejarla con una sensación de oquedad insoportable. Más inexplicable aún era el hecho de que esos recuerdos borrados, o reestructurados, hicieran rabietas extraordinarias por salir a la superficie de un presente aparentemente condicionado por el lugar que ocuparan otros hechos y memorias sustitutas. La vida comenzó a parecerle una argamasa absurda, llena de vetas grises de lo que alguna vez fueron colores; como una bola de plastilina mezclada. Si uno partía esa pelota a la mitad, pudiera ser que se encontrara los resquicios de lo que alguna vez fue una barra de color, pero el tratar de integrarla, solo daba como resultado que aquella reminiscencia se mezclara más y perdiera su identidad. Empezó a vivir en los sótanos de su propia existencia. Sentía que empequeñecía y se volvía transparente; primero de forma imperceptible, luego con una aceleración peligrosa. Ocupaba un mismo espacio siempre. Nunca pensó en el suicidio porque su rebeldía ante esta extraña situación, estaba dada por sus ganas de vivir. Cerró los ojos y decidió esperar un milagro.

Su vida se compuso. Y fue eterna. Sólo bastó con que el autor de su existencia invocara a su musa, y decidiera de una vez la línea argumental de este personaje secundario.

Safe Creative #1003165755500

Imagen que acompaña: BBC image gallery

20 comentarios:

Jo dijo...

es por eso que en la persistencia uno espera el gran papel de su vida ...la espera no es eterna y habrà que provocar la coincidencia antes de que que venga de nuevo,el mañana agrio, o el feo estéril decorado de los días, con los tintes melancólicos como de esos atardeceres solitarios;
los mismos tristes solos, escenarios,para la misma farsa,
que vaticina una vida aburrida...

No sé si me gustaria tener una vida eterna

Potter dijo...

Vengo con arrugas cardiácas dejadas por un desopilante video en el blog de mari y tu melancolía, tus letras y tu mesura, me han dado el certero golpe necesario...

Bueno, eso y tu ausencia de los espacios comunes.. Maraaaaaaaa...
cada vez te diluyes más....

=(

jess dijo...

Me recordaste a Niebla de Unamuno.

El diálogo final entre el personaje principal y el autor.

¿Qué pasaría si la vida humana también fuera un conjunto de personajes secundarios?

La eternidad suena a aburrimiento,

"Dios está helado en su propia memoria, recordando a Lucifer, el ángel de la luz que lo alumbraba mientras estaba prisionero del tedio de la eternidad."
Ludoviko Silva.

Saludos Mara!!

Ivanius dijo...

Todo personaje comienza a ser eterno una vez listo para ser interpretado. Y la permanencia no tiene por qué ser continua: basta con la plenitud de un instante que resuena.

Bienvenida de vuelta. Un beso.

Lulu... dijo...

Me gustó mucho tu relato.
Me gustaría que me pasara lo último: Que mi vida fuera eterna, en un escrito, en una leyenda....

Y me encantó lo que dijo Ivanius... Completamente de acuerdo.

Saludos!

Canalla dijo...

Del dejà vú al no me olvides, ya me imaginaba el inicio de una demencia senil, cuando vino al rescate de su personaje el autor de esta historia.
Me sentí tentado a reescribirles la vida también a los co protagonistas.
¡Saludos!

marichuy dijo...

Mara

Sea en eBook o en papiro, los buenos personajes (como las buenas historias) llegan para quedarse y así arriben historias de moda y Bestsellers varios, aquellos permanecerán (Twilight jamás borrará a Bram Stoker… bueno, eso espero, je).

Leyendo lo que dice Canalla, una vez me dio por (medio)reescribirle la historia a un personaje muy secundario de una novela de Amélie Nothomb... y me encantó hacerlo.

Un beso

Ana dijo...

la frase inicial... muchas veces, ultimamente, he pensado que mi paso por la vida ha sido absurdo y no tus plabras los describen de una forma tan sencilla ... mi interior ya no es esa barra de colores que fue hace un tiempo... solo queda esa mescolanza obscura y gris...
upsss!
mejor me voy
abrazos
:(

MauVenom dijo...

En ocasiones me he preguntado quien nos escribe a nosotros

de que capricho, cobardía o arrebato nacemos, seguimos y somos

me asusta la idea, la dependencia me da miedo

pero cuando escribo, imagino bajo de mí la vida de esos que voy moviendo

y a veces no puedo evitar sentir arriba a otro que va redactando mi destino.

Espero que no, pero me lo imagino.

Mara Jiménez dijo...

Jo: no sé si a mi me gustaría "esta" vida de manera eterna... pero... ¿y si no dependiera de nosotros? No siempre el escenario es tan tétrico, hay que aceptar que con sus altas y sus bajas, la vida es variada, al menos.
Un beso.

Mara Jiménez dijo...

Pottercito de mis amores!!!! No me digas eso! me ha tragado la cotidianidad sin masticarme... he de hacer ajustes... y aunque no lo creas, observo... y callo, por prudencias que impone la disciplina. No son melancólicas estas letras, creo que más bien especulativas.
Un besototototote!!!!

Mara Jiménez dijo...

Jess: Es que el recurso está explotado hace rato, je. Pero no pude evitar este reclamo... ¿será que me pongo a crear y procrear irresponsablemente? Dios! Así me caerán los reclamos! jejeje! Un beso, jess.

Mara Jiménez dijo...

Ivanius: ¿Y que será de aquellos personajes que no "eclosionan"? Aquellos que se quedan en un bosquejo, una sombra, o la plataforma de los "protas"... ¡Espero que no se sindicalicen nunca! Un beso, chanchoso... espere noticias... prontamente.

Mara Jiménez dijo...

Lulu: ¿Será mucha vanidad redactar nuestras vidas para apretujarnos en las páginas de un libro de manera eterna? *suspiro* Quizás si nos adelantamos, nos tracemos el futuro anhelado! nada se pierde en el intento! Un beso.

Mara Jiménez dijo...

Canallita: sería buena idea, esa de escribir una novela o un cuento con esos personajes poco manoseados, y quizás cruzarlos... Un Mercucio que NO murió por la daga de Romeo y que se casara con... ¿La hija de Teseo e Hipólita? Jajajajajajaja!!! Creo que terminaría en novela erótica tipo Sodoma y Gomorra, jajajajajajajaja!!! Un besote enorme Canallón!

Mara Jiménez dijo...

Marichuy: pues te queda el comentario que le hice a canalla... ¿Cómo se te antoja semejante promiscuidad? Creo que algún personaje de Jane Eyre, tiene su propio libro... claro, a mi por deformación profesional, se me antoja un montaje teatral con dichos personajes enreverados y medio sádicos... Dios! ya me callo, jajajajajaja!! Un besito Marichuy!

Mara Jiménez dijo...

Ana: ¿Y tu autor? ¿Sigue despistado? A pintar tu sola los colores, que ya nadie ayuda a nadie... ni siquiera los autores a sus personajes. ¡Ánimo mujer! Que de todos modos por aquí, hay que pasar! Un beso.

Mara Jiménez dijo...

Mau venom: Ya es acadena interminable, se me figura mi teoría d elos átomos a los 13 años, si, que el sistema solar es un átomo en realidad, de una masa de la que no somos siquiera una partícula, y así para arriba y para abajo. ¿Quién tiene la gran pluma, di? ¿A quien se puede culpar? ¿A quien agradecer? Por lo pronto, al infinito... (no, no digas como Buzz Light Gear, je) Besazo al jefazo.

Paloma Zubieta López dijo...

Comadre querida: que vuelta de tuerca me ha dado la lectura de sus líneas, me quedo con una sensación de atemporalidad y me diluyo ante el teclado con la sensación de que alguna vez, existí... jiji... ¡Me encantó! Un besotote y ¡sígale por ahí!

SKIZO dijo...

In your honour and in the honour of wall the Writwrs and Poets, I published an ilustration.