.
.

01 septiembre 2011

a la búsqueda del sentimiento patrio perdido

Alegoría a la Patria, Jorge González Camarena (1962)

Septiembre 
Siempre me han desconcertado las súbitas y llamativas manifestaciones de amor patrio de buena parte de los mexicanos. Iniciando septiembre, el mes patrio, veo brotar por todos lados mujeres ataviadas con atuendos muy mexicanos o, en su defecto, llenas de abalorios tricolores y hasta con alguna mini banderita decorando sus mejillas (fuera de las que se usan en los partidos de futbol, que el patrioterismo futbolero es otra especie digna de un serio estudio sociológico). Compañeras de oficina que año con año se dan a la tarea de pintar banderitas en la cara de quienes se deje. Las pobres no ocultan su desconcierto porque nunca me han visto portando algún vestido muy mexicano... que demuestre mi amor patrio y porque tampoco -por supuesto- me he dejado pintar una banderita en la cara. Yo las veo a ellas y a otros entusiastas del festejo patrio y no puedo evitar sentirme un poco outsider, un poco bicho raro (¿serán sinónimos?) y un poco otras rarezas...

Pero pese a lo señalado, no puedo evitar preguntarme el porqué de mi falta de semejantes entusiasmos. Desde niña me pasa. Recuerdo que en la primaria siempre me escogían para los bailables del 10 de mayo (día de las madres); por más que yo le rogaba a mi Ángel de la Guarda que me volviera invisible cuando la maestra empezaba a buscar a los protagonistas, nunca me hizo el favor y la pobre Marichuy siempre terminaba siendo seleccionada para bailar en el festival. Quizá por ello, desde chiquita aprendí a "hacer de tripas de corazón" y con todo y mi gran vergüenza escénica a cuestas llegaba al dichoso festival a darle al zapatazo, perfectamente ataviada con los vistosos trajes regionales y peinada con trenzas adornadas con listones multicolores que mi santa abuela tenía a bien confeccionarme.

Septiembre... Mes patrio. Época de comer pozole, tostadas de tinga y demás antojitos mexicanos. ¿Y si a Marichuy le da por cocinarlos? Pues se dirige al supermercado más cercano (Marichuy trabaja y los mercados cierran temprano), que para su desgracia resulta ser el Wal-Mart, donde la mexicanidad de ocasión se hace presente: mesas cubiertas con sarapes como de Saltillo… made in China y provistas de los ingredientes necesarios para elaborar esos platillos taaan mexicanos: maíz pozolero pre-cocido y enlatado… made in USA; lechugas, carísimas por cierto, made in USA, unos chiles parecidos al piquín, rojísimos y preciosos… made in China, limones verdísimos y grandes, divinos pero cero ácidos… cultivados en California, aguacate cien por ciento mexicano… más caro que los otrora lujos espárragos (porque los gringos nos hicieron la caridad de levantarnos el embargo y hay que llevarles todo el producto que sea posible), pechuga de pollo para la tinga (importada de USA, aclara la etiqueta con el precio) atascada de hormonas y tan descolorida que Marichuy, siempre tan mal pensada, sospecha está congelada desde la invasión de Irak orquestada por Bush y palafreneros acompañantes. ¿Y para servir esos mexicanísimos antojitos? Pues nada como unos platos hondos propios para el pozole… made in China… but of course. Y finalmente, para brindar por nuestra independencia nacional (sic), el supermercado gringo nos ofrece variedad de botellas de tequila. Como tiene denominación de origen, este elixir etílico todavía no lo venden los chinos. Todavía.

Ante ese panorama, una emberrinchada Marichuy desiste de sus afanes culinarios y sale de Wal-Mart mentando madres –esto último le cuesta un trabajo que no vieran- después de corroborar, una vez más, el penoso desastre que vive el campo mexicano y no sin lamentar que su poco aguante etílico (sólo bebidas no mayores a 20° de contenido alcohólico) le impida consolarse con una borrachera tequilera o mezcalera que le ayude ahogar sus berrinches y, de paso, festejar la noche del 15 de septiembre dando de gritos… como mandan los cánones… Aunque sin ver la Ceremonia del Grito por TV, no vaya a ser que en un arranque le aviente la botella al tipo que encabeza los festejos desde el Balcón Central de Palacio Nacional… y pues la pobre TV ¿qué culpa tiene?

Hace tiempo decía un analista político una gran verdad:

"El Estado Mexicano y la TV han creado un pueblo patriotero y llorón... nada mejor que eso, para seguir manipulándolo..."


***¨

23 comentarios:

tnf25 dijo...

Como que nos gusta ser patriotas de ocasión, así que en septiembre es el mes en que todos se vuelcan a la mexicanidad que no abrazan e incluso desprecian la mayor parte del año, salvo cuando juega la selección o le toca visita a Lupita…en fin, ya es septiembre en una de esas me sale lo nacionalista…o no.

QUANTUM dijo...

made en USA
made in China
made in Mexico

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Totalemente de acuerdo con que todos los productos son extranjeros, una desgracia

malbicho dijo...

patriotero y lloròn

què definiciòn triste... y exacta

pero sì hay tambièn otro pueblo heroìco y valiente, que no lucha por la independencia sino por la supervivencia, y aunque menos mercadeable, tambièn esa lucha es digna (quizà no de celebraciòn pero...)

p.s. bella imagen, tan simbòlica

jess dijo...

Yo lo único que hago es comprarle su banderita al runrun.

Pero, quien festeje esta ocasión las fiestas patrias, seguro que será un mal mexicano, no patriotero ni llorón, sino ignorante e indiferente.

Abrazo mi estimada Marichuy!!!!!

La abuela frescotona dijo...

vamos Marichuy levanta ese ánimo patriótico y pégale un gritito a ese "VIVA MÉXICO MANITO"

MauVenom dijo...

Yo tengo una indignación bastante Made in Mex

pero también, tengo que ser honesto, tengo una rara (y muy personal) esperanza que es creación original de esta tierra... un asunto un poco íntimo pero me hace reinventar mi amor por el país

... por otro lado, todo lo que vemos día a día es una prueba de fuego para la tolerancia y el entendimiento... una prueba que regularmente no paso.

Beso

fritzio dijo...

Septiembre pues

La lluvia y las banderas, la vieja imagen del Libro de Texto Gratuito que nos acompañara a muchos de nosotros y que ahora, manoseado y todo, es un recuerdo de lo que aprendimos a ser y querer

Aunque no amemos a la patria (como lo diría Pacheco el único), hay cariño, hay respeto, hay ganas -muchas- de que todo pueda, efectivamene, cambiar, para mejor. Siempre. Un abrazo

Insisto, perdón, en la liga, personal, agradecida.

http://costumbresvarias.blogspot.com/2011/09/tiene-que-ver-conmigo.html

Mafalda dijo...

...

¿Comer pozole, tostadas y etc, sólo en septiembre?, jejeje, nel Marichuy, creo que esa pose extravagante sólo es de l@s renegad@s y malinchistas (incluidos los de closet). Los demás tragamos garnacha y pozole cada vez que se nos atraviesa un puesto en algún lugar.
Por cierto, no te imagino cocinando comida mexicana Marichuy.
Que tristes definiciones, estoy de acuerdo con la inteligente bichito. Aunque no me siento incluida en esa definición.
Tal vez porque soy una mexicana ingenua que intento involucrarme y comprometerme no sólo en PALABRAS sino de vez en cuando en acción con mi país.
No me pinto banderas pero me gusta saber DE DÓNDE SOY, ojalá no se me olvide, como descubro que les sucede a tantos.
Aunque vaya al Wall Mart, y compre made in china, soy mexicana.
Espero que los de extrangia´ que se toman una "Corona" a salud de México, no sientan extravío de identidad.

Saludos.

Mafalda

marichuy dijo...

Totalmente de acuerdo, Toño

Los patriotas de ocasión en estos días gritan ¡Viva México Cabrones!, tequila en mano, aunque el resto del año poco les falte para expresar su casi vergüenza por ser mexicanos.

Te agradezco tu comentario

marichuy dijo...

Quantum

Que la Virgen de Guadalupe tenga copyright chino es suficiente trauma. :P

marichuy dijo...

Malbicho

Así es, los mexicanos somos patrioteros y llorones. Aunque no nos guste que nos lo digan.

Y nadie está negando la existencia de un pueblo digno que, nunca como en estos tempos, lucha por su sobrevivencia. No dije que no lo hubiera. Esta pretendía se una nota simpática, no un ataque al sentimiento patrio como lamentablemente parece haber sido tomado, casi como un agravio digno de una heroica respuesta al estilo de los niños héroes. Je.

Gracias por tu comentario.

marichuy dijo...

Jess

Jeje. Tampoco mal mexicano. Quizá sólo busca uno hacer catarsis. Yo jamás he ido a una ceremonia del Grito en el Zócalo. Y si antes no fui, mucho menos lo haría en tiempos de Calderón.

Abrazo, Jess

marichuy dijo...

Mau

Je... prueba de fuego. Casi... Y sí, algunos salimos reprobados.

Beso.

marichuy dijo...

Querida Abuela

Creo que nunca he gritado así. Creo.

Un abrazo

marichuy dijo...

Fritzio

Huy sí, ese lienzo, que fuera el emblema de los libros de Texto Gratuito, es muy bello, nostálgico.

Creo que fui malinterpretada (o me expresé mal), nadie está maltratado a la Patria, sólo hablo de la ironía que significa festejar la independencia en estos tiempos. Sólo eso.

Te agradezco mucho la visita.

marichuy dijo...

Cuentos Bajo pedido

Te repito lo que el decía a Quantum: que la Virgen de Guadalupe tenga copyright es el colmo.

marichuy dijo...

Mafalda

Antes que nada debo decir, porque por lo visto no se malinterpretó, que estas líneas se prendían divertidas, ligeras. Nada de profundidades, a lo Octavio Paz, sobre el ser mexicano y la mexicanidad. Sólo eso. Nadie está ofendiendo a la patria ni a la mexicanidad (lo qué sea que eso sea en realidad). No digo nada para tomarse tan a pecho ni, menos aún, enojarse y regañar a quien no piense como uno.

Y justo hablaba de los poses. Nunca dije que sólo en septiembre se comiera garnacha, dije que en estos días abunda la exacerbación del sentimiento patrio (nacionalismo de temporada) vía la garnacha, las banderitas, canciones rancheras y demás. Nos guste o no, eso pasa. Tampoco dije que todos los mexicanos fuéramos así. Pero de que los hay, los hay. Por otro lado, creo que siento un poco de pena por mí y envidia por ti: hace rato que perdí la ingenuidad y creo que me hizo daño, tanto, que ahora veo poses en todas partes (me incluyo, desde luego), sobre todo en quienes presumen estar libres de ellas. Quizá por ello, mi distorsionada imaginación piensa que el nacionalista verdadero no necesita ir por ahí gritando su patrioterismo de ocasión.

Por otro lado, no simpatizar con esto que platico aquí, a manera de farsa, no significa que haya olvidado de dónde vengo. Eso sería imposible. Sé de dónde vengo, como digo en el post que se enlaza con este en mi blog: tengo mi particular sentimiento por ese lugar de donde vengo, mi infancia perdida, los lugares que he sido y quizá perdido. Sólo que me reafirmo en mi creencia de que andar gritando ¡Viva México Cabrones!, tequila en mano, durante el mes de septiembre, no tiene nada que ver con ser muy nacionalista ni significa una demostración de genuino amor a la Patria.

Saludos

fritzio dijo...

Reverencias japonesas mutuas

La patria no es primero, pero va mucho con lo que todavía hay que hacer

Nada más

Nada de malos entendidos

malbicho dijo...

no, no creo que realmente se haya malinterpretado tu texto, es muy claro tu tono lúdico, y tienes razón, hay muchos buenos mexicanos de temporada y una gran vanalización comercial en estas fechas, es bueno señalarla y que bien que tú lo haces... sólo que aprovecho de arroparme con la bandera que siempre cargo bajo el brazo (justo para situaciones como éstas) y arrojarme a la defensa de la honra tricolor -je-, me quedaron unos kits de fiesta bicentenaria y debo usarlos antes de su fecha de caducidad (2012)

;)

saludos juguetones

Mafalda dijo...

...

Nop, no MALINTERPRETÉ tu texto. LO leí y TE leí muy bien, Marichuy.

A mi no me tienes que envidiar nada, Marichuy, y mucho menos la INGENUIDAD, porque es lo que menos soy.

La ingenuidad es amiga, o por lo menos familiar cercano de la estupidez. Y creeme, estúpida no soy, que quede claro.

Tu texto "lúdico", lo entrecomillo porque es eso, lúdico, pero al mismo tiempo y por los textos que he leido de ti durante mucho tiempo, creo sin temor a equivocarme, que más que lúdico es tu propio concepto de las cosas, la visión constante de tu entorno. Muy respetable, por cierto.

Y no porque yo no esté completamente (así es completamente) de acuerdo con él tengo que venir a regañarte, creo no hice eso, yo vine y plasmé mi mexicanidad y la fe a mi país (ingenuidad para ti), dije sin anchas patrioteras que soy mexicana hoy mañana y siempre, y que SÍ existen (como dice Bichito) mexicanos de temporada, así como renegados, malinchistas y etc.

Querer a México no es POSE por lo menos en mi caso.

Saludos a todos.

Mafalda

Mafalda dijo...

...

Por cierto, lo de ser ingenua es mi pose lúdica (yo lo dije), la cual dices ¿enviadiarme?, jejeje...vaya cosa...

Mafalda

LUMPENPO dijo...

Se acabó septiembre y se acabó esta discusión y octubre se anuncia en bengala a media tarde, De acuerdo Marichuy, su mirada tiene el ácido que le falta a los chiles de la cadena esa. Un mirada muy particular y válida es cierto. Y si, hay otro pueblo, otro, muy otro dicen los indígenas zapatistas. Hay muchos Méxicos y uno que no pierde la esperanza a pesar de los pesares.