.
.

15 febrero 2010

La Era de Acuario.


Por Jess


-“Ese cabrón no deja de llorar mi comandante.”-
-“¿A cuál de los dos te refieres?”-

Mi subordinado volteó a ver de reojo y haciendo una mueca señaló a la nueva escoria de la sociedad que estaba siendo “saludado” por todos los subordinados a mi mando.

He escuchado el llanto de todos los presuntos responsables que llegan a mi comandancia: lloriqueos de nenitas que son muy hombres cuando tienen un arma y su víctima no, pero en cuanto se trata de soportar el mismo dolor que ellos alguna vez han propinado, ruegan piedad los hijos de la chingada… como si ellos la hubieran tenido alguna vez; o lágrimas mudas de gente sin alma que a ciencia cierta no sé qué pinches hagan en este mundo, no le temen al dolor ni a la soledad, y muy posiblemente, más de uno a mi mando, morirá el día que esas carroñas humanas recobren su libertad y busquen saciar su odio contra la sociedad.

Pero éste era diferente, obviamente había un dolor más fuerte que el que sentía en su abdomen a través de los puños de mis hombres.

-“Voy a pasar con él, graba la conversación.”-, le dije a mi subordinado.

Era apenas un mocoso. Toda una vida arruinada por elegir ser un sicario. No debía ser mayor que mi primogénito, y mi primogénito apenas tenía 24 años. Sus ropas se encontraban bañadas de todo tipo de fluídos corporales del delincuente. Sudor, saliva, orina, lágrimas. Él no dejaba de temblar, y su rostro estaba desfigurado por los golpes que él mismo se asestaba contra la pared.

El Estado debería aplicar la pena de muerte contra el cáncer social que nos aqueja, y evitar a toda costa el delito como modus vivendi.
Nunca he creído en la rehabilitación social de los delincuentes.

Pero al ver la expresión en el rostro de ese joven, tuve el presentimiento de que el arrepentimiento no es un mito psicológico.

-“¿Para quién trabajas?”- Le dije aprovechado que se había calmado un poco.
-“No era mi intención, de verdad no era mi inteción.”- decía mientras volvía a agarrar ánimos para seguir berreando cual vil puberto.
-“¡Deja de lloriquear con una chingada!”- le grité mientras golpeaba con mi puño la mesa- “Allá afuera, hay una mujer muerta por tu culpa, hay un esposo desconsolado y un pobre huérfano que dejaste a la deriva, si tuviste los huevos para jalar el gatillo, tenlos para mirarme a los ojos y decirme para quién putas trabajas o por qué hiciste esa pendejada”.-

No sé qué pasó por su mente, pero al instante subió sus ojos buscando los míos y comenzó su confesión.

-Hace una semana nació mi hijo. Tiene un problema en su columna. Necesitaba trasplante de médula. Eso… eso nunca lo hubiera podido pagar. ¿Usted tiene hijos? ¿Sabe lo que es verlo debatir entre la vida y la muerte? ¿Sabe lo que es la responsabilidad de ser padre? Cuando uno ama a alguien, hace cosas sin pensar en las consecuencias. Hubo un rumor en el barrio. Buscaban a alguien con experiencia. Yo nunca había disparado contra alguien, pero sé usar armas, todos en el barrio sabemos usarlas. Yo no sé quién me contrató. Nunca se sabe quién es realmente el que manda la paga, pero era mucha lana, la suficiente para pagar lo que mi hijo necesitaba y hasta más. Me dijeron que era un niño de cinco años al que debía dispararle, era el hijo de una familia pudiente. No podía entender qué clase de persona mandaría matar a un niño, ni mucho menos qué pretendía lograr con ello. Uno no imagina lo que pasa por la mente de los que mueven y controlan al mundo. Yo trataba de callar mi conciencia pensando en que eran ricos, seguramente tendrían más hijos, o en su caso, podrían volver a tener más. Generalmente la gente rica no ve a los hijos como un ser para amar, sino como una mascota que termina siendo educada por la servidumbre. Y era ese niño o mi hijo. Esta mañana la señora salió de su casa con el niño, se dirigieron a un banco, a la salida el niño se soltó de ella y fue a comprar una golosina, era el momento perfecto para disparar sin fallar desde mi ubicación, pero los nervios se apoderaron de mí, era un niño…. Podría ser cualquiera, podría ser mi propio hijo…. Volteé a ver a la madre por alguna corazonada, no sé cómo, pero ella estaba viéndome aterrada, había descubierto mis intenciones, todo pasó muy rápido, yo debía disparar en ese momento, pero ella ya estaba corriendo hacia su hijo, pensé nuevamente en mi hijo y me arrepentí… pero era demasiado tarde, ya había jalado el gatillo… sólo que lo hice cuatro segundos después de lo planeado. En frente de mí ví gente gritando, tirándose al suelo, pero yo sólo pude ver la sangre brotando del cuerpo de esa mujer que se había interpuesto entre su hijo y la bala…. Ella amaba tanto a su hijo como yo amo al mío……”-, y volvió a llorar otra vez de manera desgarradora.

Nunca he escuchado una confesión verdadera. Todos dicen que no tuvieron nada qué ver o que no dirán una sola palabra hasta que no esté su abogado presente.

Era la primera vez que sentía coraje por haber detenido a un homicida.

Cuando quien debía estar sentado en esa silla, nunca en su vida sentiría remordimiento alguno, ni mucho menos pisaría este sucio lugar.

Me paré de ahí y fui con mi subordinado.

-“Quema la grabación. Que nadie más vuelva a tocar a ese pobre diablo, y cuando se calme, dile que se reserve su derecho para declarar, y que hable con su defensor de oficio.-“.
-“Comandante…. ¿Y qué hacemos con el otro?”.-

Volteé a ver al otro hombre que estaba sentado en la esquina del cubículo.
Estaba ido, sus ojos estaban hinchados de tanto llorar, su traje de marca estaba completamente arrugado.

-Disculpe señor, usted debe ser el esposo de ……amh….. la señora que falleció hoy….. El cuerpo de ella está con los forenses y ……-.

Él subió su mirada, me vio extrañado como si yo fuera un fantasma, se paró de su asiento, dijo algo en voz muy queda, se fue a la calle y se perdió entre las sombras de la noche.

-“¿Qué fue lo que dijo mi comandante?”-
-“Algo muy extraño…. Dijo: “No debía haber terminado así”. Revisa la lista de asistencia, el esposo de la muerta se apellida ....., deja veo en mis documentos.... se apellida Blancarte.”.
-“....., no mi capitán, aquí dice que se apellida Morales, Daniel Morales.”.
-“Qué bonita chingadera, ¿y ese cabrón quién putas es?”
-“No lo sé mi comandante, voy a la base de datos a averiguarlo.”

Yo asentí.
¿Cuántos misterios había detrás de ese asesinato?
Volteé con mi subordinado.

-“¿Qué fecha es hoy?”- le pregunté mientras él tecleaba en su computadora.
-“Febrero doce mi comandante.-“, me contestó él sin quitar la vista de su monitor.
-“¿Febrero? Curioso.”
-¿Por qué mi comandante?”

Yo sonreí levemente, y contesté más para mí que para él:

- Estamos en la Era de Acuario.

14 comentarios:

QUANTUM dijo...

Sí, a veces resulta que la vida es una reverenda mierda...

jess, es difícil en ocasiones expresarlo, no obstante, buenos días !!

He mencionado anteriormente mi respeto por la realidad, como tal, desde mi perspectiva, no es buena ni es mala...simplemente ES.

Oscar Wilde, protagonista de una vida que poco le sonrió, expresó alguna vez: "Todos vivimos en el cielo, pero algunos levantamos los ojos hacia las estrellas".

!¿Disfrutar el día?!, si acaso... una dulce mentira que nos sepa a verdad.

Si me lo permites, una canción.

jess, procuremos disfrutar el día !!

Jolie dijo...

Algunos creen que las eras afectan la forma de pensar y a los valores morales de la humanidad. La influencias, según dicen, estaría ya empezando a notarse en aspectos como el desarrollo individual, social, cultural, científico y tecnológico y en la globalización acaecida durante el siglo XX
pero conforme "avanza" la humanidad cada vez se sorprende uno menos de asesinatos y cosas tan burdas que suceden

yo no se de signos astrológicos solo me sé mi signo chino y justo ayer dicen que comenzó el mio (tigre) je

a veces la ficción no supera a la realidad a veces y a veces hace falta sobrevivir en esta jungla

marichuy dijo...

Jess

Si sólo se tratara del inicio de la Era de Acuario (cuyos efectos nocivos, desconozco)...

La violencia social, va mucho más allá del ámbito meramente policíaco-criminal; hemos llegado a un punto, en el que ya no sabemos a quien temerle más... incluidos nosotros mismos.

Un abrazo.

PS Hasta parece usted Ministerio Público, jeje.

Ivanius dijo...

No sé si son las resonancias de la historia, o la historia en sí misma, pero la tal era de Acuario describe un drenaje de violencias, donde las más aterradoras no son las evidentes.

Pelusa dijo...

Yo pense siempre que la era de Acuario marcaba un cambio, que traia aires de renovacion, aires limpios y no carroñeros y malolientes... Pero pensandolo bien, el comandante tiene una actitud muy acuariana.
Hmmmm! Hay mucho mas que dilucidar en tu texto que lo que se ve a simple vista! Interesante!
Besos, Jess!

Sonia. dijo...

Dicen algunas teorias como la de Lombroso que el hombre por natrualeza es malo, hay que encontrar las espicificacione adecuadas para que se denoten esas actitudes, en un conjunto de todas ellas, que se da mas comun de lo que uno cree, los factores convergen y resultan historias que por mas inversimiles que parescan son mas reales de lo que nos gustaria. Naturaleza humana... quien nos entendera?

muy padre Jess!... ya queria ver que mas pasaba =0)
besitos nena

MauVenom dijo...

No puedo evitar la sonrisa cuando estando perdido en tu texto repentinamente recupero el hilo de tu historia

recuerdo pedazos y dibujos que hiciste anteriormente y sí, la verdad que me provocas mucha curiosidad

confiezo, sin embargo, que tu historia, radical en hechos y emociones, me duele un poco a veces... será que deja a un lado el ensueño y se concentra el los hechos cotidianos de la vida.

Besos

jess dijo...

QUANTUM, las estrellas, al contrario de los planetas, tienen brillo propio, y yo admiro y le tengo profundo respeto a los seres brillantes. :)
Tienes razón, la vida Es, nosotros somos los que terminanos el enunciado y la calificamos.
Frankie ah?? Me sacaste la sonrisa en el rostro!! Mil gracias!
Un abrazo!

Jolie, las etapas son necesarias desde mi punto de vista, cuando empiezan a ponerse mal las cosas, es sólo una señal de que estamos errando el camino.
Fíjate! yo que estoy traumada con los horóscopos, nunca he investigado el chino.. habrá que ver!
Saludos!!

Mi estimada Marichuy, pero aún y entre la oscuridad, siempre habrá algo que brillará por sí mismo, y hará que el mundo siga valiendo la pena, creo que a eso se refiere la Era de Acuario, de descubrir el sentido mágico de vivir. :)
jajaja! MP? Ni Dios lo mande!! jajajaja, ellos me odian a mí y viceversa!! se creen eruditos.. y yo... sólo un poco jiji :P
Abrazos linda!

Ivanius, dejemos las evidencias para los investigadores... y los lectores. ;)
Los personajes nunca sabrán después de todo el verdadero desenlace de la Era de Acuario, que es hermoso y nítido.
Saludos!

Pelusa, creo que las piezas claves de la historia están colocadas en los lugares menos imaginados, para a final de cuentas "darle a cada quien, lo que le corresponde.".
:)
Un abrazo linda!

Sonia!! fíjate, yo al contrario que Lombrosso creo en la bondad innata de la raza humana, la cual va siendo aniquilada poco a poco, o en su caso, pulida y exaltada.
¿quién termina entendiendo a la raza humana?... tan voluble en cada época de la historia.
Un abrazototote linda!! :D

Mau, es que trataba de encontrar el lado humano aún entre el lado menos -humano- de los seres racionales.
Y bueno, aprovechaba para ver si me salía ser menos yo en los cuentos jijiji...
Continuará...
¡Besos sucios galán!

Ana dijo...

Hola Jess! y la historia continua... tus letras tan apegadas a la realidad, tan llenas de certeza y tristemente de dolor
muchas veces necesitamos estar en los zapatos de las demas personas...
un abrazo
=)

QUANTUM dijo...

jess:

Un abrazo fuerte !!

jess dijo...

Ana, sí.... la historia continúa! :D
... y bueno, es que... nótese que me gustan las historias tristes jiji pero prometo buscar un final feliz... si es que puedo imaginar un final.
Y sí, la perspectiva hace la diferencia entre un homicidio y un acto de fé.
Un abrazototote linda!

QUANTUM, venga ese abrazo!!
Que tengas lindo día. :)

Canalla dijo...

¡Diantres, quien fuera a leerte así! Lo mejor, es que dices que continúa. Muy bien retratado. Un beso.

jess dijo...

Fue muy difícil encontrar las palabras adecuadas.... porque suelo expresarme de peor manera jaja!

Además de que... bueeeeno, de vez en vez me ha tocado ser parte de-

Continuará decían los programas de antaño ;)

¡Otro beso para ti!

SKIZO dijo...

In your honour and in the honour of wall the Writwrs and Poets, I published an ilustration.