.
.

03 junio 2010

La del cielo de diamantes





Por MauVenom


‘Yo sí la sé’, afirmó con tal seguridad que provocó silencio y no la ternura propia de su edad.

Celosa de su pensar lo oculta en su risilla de cuento, va sosteniendo el cuaderno de pasta dura donde seguramente garabateó su hallazgo, digna de un respeto que confunde con descuido en su reserva existe la grandeza ausente en el discurso de quien la rodea, sus palabras, así de breves, arrojan un eco de dominio que seguramente trae de otro lugar pues aquí no lo aprendió. Encaja bien en este ambiente de sonrisas suaves que la observan sin entorpecer, anda sola pero no parece necesitar de más, acude a su ventana para conversarle a la jornada y finge distracción si en el descuido es sorprendida con sus invitados intangibles. 

Y no es que la espíe, sólo anhelo entender lo que ella sabe. 

Me pesa que el tiempo a cambio de estatura reclame su consciencia pero reconozco absurdo interrumpir el viaje, ruego en mis adentros que esos ojos permanezcan aunque el hecho reclame descifrar un nuevo idioma, que el frío no opaque ese cristal y su maravillosa descomposición de luz. 

Ingenuo yo, el cuaderno está en blanco, pero aún intuyo que esas hojas sin rostro ocultan la línea de lo simple y complicado. 

No es que nueve años sea poca edad para calcular el universo pero me inquieta la entereza con la que lleva la verdad, porque yo le creo cuando asegura que la sabe. 

Platícame, mujer de silencio, cómo es que te fue dado tal secreto. No. Mejor sigue de frente caminando por el pasto. Yo te veo.

My girl with kaleidoscope eyes*.



Derechos Registrados
Safe Creative
Edit Work: 1006036493013



Imagen: Sad Sally de la colección The Nebulous Kingdom
Anne Julie Aubry

*De Lucy in the Sky with Diamonds

30 comentarios:

MauVenom dijo...

Cuando era niño 'Lucy in the Sky with Diamonds' era una de mis canciones favoritas

sin conocer los mitos alrededor de su origen yo imaginaba, (ayudado por Lucy la amiga de Charlie Brown) a una niña entre nubes y estrellas que brillaban como diamantes inmensos

una visión de esa pequeña que sé bien existe en algún lugar.

DIANA dijo...

Mi Querido Mau...

La verdad en una niña de 9 años tiene un gran valor.
La seguridad que nos dá el creer en nuestra verdad es inigualable, sea la edad que sea, pero cuando se es una niña creo que es mas valioso.

Me encantan tus escritos y la gama de emociones que puede uno encontrar en ellos...

Besos!

Diana

Ivanius dijo...

Esas niñas existen, y no (sólo) en lugares indeterminados de la imaginación, con todo y su verdad y su elocuente silencio y sus libros y cuadernos. A veces nos es dado encontrarlas, y a veces ellas son quienes nos descubren.

Dicen.

Ahora entiendo el comentario que dejaste hace unos días en la pocilga.

aus dijo...

el problema central de todo es que nos obligan a abandonar nuestras infantiles verdades absolutas, ganar estatura y tiempo supone que dejemos de creer en todo.

yo les creo a los niños, yo creo en mi lógica cuando no tiene el sentido adulto de las lógica.

y sí, la canción refiere a esa niña rodeada de estrellas de diamante, lo demás, es sólo rumor; no lo creas.

te beso.

GA dijo...

Increíble!
Hermoso relato. Yo estoy segura que sabe como sé que todos amamos a Lucy.

Pinche Vieja dijo...

Tengo una amiga que dice que el dr escuchó latir el corazón de su bebé con un caleidoscopio...

Pq los cuadernos en blanco nos dicen más cosas que un millón de letras?

Invítame a verla pasar...

Y si regreso mi estatura que me dan a cambio?

Abrazos!

Eva Magallanes dijo...

La nostalgia de la niñez siempre va con nosotros, aunque hayamos perdido la sabiduría y luchemos por reencontrarla, aunque nos hayan domesticado la inocencia, aunque los diamantes se hayan convertido en simples piedras y hayamos escrito garabateos con ansias de universo en nuestras páginas en blanco.
Volver a casa, a esa primera morada donde el secreto era una revelada ofrenda.
Saludos desde el confín austral.

LUIS TORRES dijo...

Interesante relato, pero creo yo que le has dado una descripcion muy larga, a pesar de lo corto del relato.

queda en misterio lo que sabe la niña. Yo te sigo tambien.

la MaLquEridA dijo...

Yo conocí una niña de diez años que escribía en el aire, las palomas atrapaban sus palabras para dejarlas en una jaula y que ella las acomodara como quisiera, esa niña nunca pudo encontrar la palabra alegría.

Tenía diez años.

saqysay dijo...

La mentalidad a esa edad, es tan limpia y transparente. A medida que vamos creciendo nos vamos transformando en lo que no queremos ser, pero producto de nuestro vivir. Nos volvemos egoístas e individualista.

Tiendo a creer que aún podemos encontrar personas así, son contadas. Cuando somos adultos anhelamos ser niños, para mantener esa inocencia, que en algún momento nos caracterizó.

Cariños, Mauv!!

marichuy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
marichuy dijo...

Mau

Uff, qué viaje en la memoria... y qué proyección. Qué más quisiera uno, que poder decir así como esa pequeñita: conozco, yo sí, la verdad. Qué no diera uno. Pero qué le vamos a hacer, cuando la búsqueda de la llamada verdad -la de cada quien, no una "absolutista" y universal-, es, pienso yo, lo que nos tiene aquí, debatiéndonos, auto-engañándonos y también, por qué no, sonñando con alcanzarla… algún día.

Beso

LUMPENPO dijo...

No hay hoja en blanco que contenga los diamantes de 9 años, que son como la verdad, clara, blanca.

Y esa canción tan cargada de enigmas...

Abrazos desde la balsa.

MauVenom dijo...

Diana

Todos los niños tienen una sabiduría ajena a nosotros

pero en algunos se vuelve magia.

Gracias por venir, kiss.

MauVenom dijo...

Iván

Es cuestión de poner atenciòn y descubrir

ésta de la que hablo es una que casi flota y entiende la vida con una cordura que nos es lejana

sí sucede, lo sé

pero no debo intervenir y más bien observar.

Abrazo

MauVenom dijo...

Aus

el mundo está diseñado para que dejemos de creer y nos conformemos con momentos de satisfacción solamente

pero hay gente necia (como dos que se me ocurren en este momento) que insisite en dedicarle tiempo a lo que para otros es absurdo

sigo tu consejo

la canción habla de eso y nada más.

Besote y abrazote

MauVenom dijo...

GA

que amable tu comentario, gracias.

Así es, todos amamos a Lucy, de una u otra forma todos admiramos su cielo de diamantes.

MauVenom dijo...

Pinche Vieja

Ese es el error más bonito que he escuchado en mi vida

escuchar la vida con un caleidoscopio... wow.

Tú ves pasar a Lucy muy seguido... lo sabes... es esa chavita del espejo.

(Mal portada, eso sí).

Besos

jess dijo...

Perdón, perdón capitán!

Anduve de vagales y no tuve nada de tiempo.

Pero más vale tarde que nunca.

Yo sólo sé que los duendes susurran verdades absolutas a aquellos seres inocentes que aún no han sido consumidos por la desesperanza.

Besos sucios galán!

MauVenom dijo...

Eva

quisiera pensar que es posible evitar que los diamantes se opaquen pero me temo no es posible

esas piedras de las que hablas son el recuerdo del brillo y la sabiduría en papel blanco

nos queda el pensar que si existió habrá forma de recurrir a ese lugar que dejamos atrás y quizá retomar si no el tamaño sí la inspiración.

Gracias por estar aquí. Un abrazo hasta tu lado del mundo.

MauVenom dijo...

Luis

tienes razón y probablemente aún con lo corto del texto el enamoramiento es tal que la descripción se extiende

pero hay tanto que observar de quien lleva en sí la sabiduría

y lo que esta niña sabe es lo que olvidará mañana, lo que quizá nosotros supimos y quedó atrás, no sé

Gracias por tu atención y seguimos en esto.

MauVenom dijo...

Malquerida

ubico bien a esa niña pero no estoy seguro de que la estés juzgando bien

porque aún hoy las palomas le dejan palabras que acomoda de manera correcta y continua

en cuanto a la felicidad, es una plabra corta que va y viene, sólo poniendo mucha atención la captamos. A todos nos pasa.

Beso

MauVenom dijo...

Saqy

que gusto verte de nuevo.

Es cierto que nos transformamos en lo que no queremos pero al final es lo que en realidad somos

el caso sería no perder en el proceso aquel conocimiento que de chicos nos hacía se un poco dueños del mundo

yo te confieso que no quisiera ser niño de nuevo

pero sí quisiera conocer a esta pequeña de diamantes para aprender de ella su silenciosa sabiduría.

Besos

MauVenom dijo...

Mari

puedo pensar que tú fuiste una niña así como ésta que encuentro en el cielo de diamantes

te imagino reservada y descubriendo milagros en lo cotidiano

hablando con perfectos seres imaginarios

yo, de alguna manera, también tuve mi propio cielo brillante

la verdad, si la tuvimos, se nos fue... y cierto, la vida y consciencia se nos va en reencontrarla... una honesta, real, no la que nos regala la moraleja de nuestra tonta educación heredada.

Beso

MauVenom dijo...

Navegante

me quedo imaginando en dónde es que guarda el secreto y quisiera entenderlo antes de que lo olvide

pero tendría que encontrarla

pondré más atención a esa canción que a lo mejor me da respuesta.

Abrazo

MauVenom dijo...

Jess

Estoy totalmente de acuerdo contigo... los duendes sólo confían en aquellos que son sabios como para creer y entender

algo de eso queda en nosotros y si nos dejamos ir probablemente escucharemos algo... no?.

Besote sucio

P.D.

A>M>O Veracruz... que envidia.

Sonia. dijo...

you have the venom that truly poisons and kills... My venom.
te conozco de otra vida.. me cae!

un besote!

MauVenom dijo...

Soni

y ya éramos amigos entonces

probablemente tú escribías y yo fotografiaba y ese recuerdo escondido nos inspira hoy

gracias por tus significativas palabras.

Kiss

tnf25 dijo...

Nunca lo había visto así, pero si es que el ganar estatura nos resta algunas cosas mas importantes, un buen día todo ese espacio que pareciera vacío se vuelve a ocupar…y si vacío o no, ya sabes que en los ojos lo veras. Saludos.

MauVenom dijo...

El caso es que ese espacio que se ocupa

no termine del todo con lo que antes estuvo ahí

que se quede aunque sea un poco de esa magia.

Abrazo, Toño