.
.

17 enero 2011

Escribo para ti.



Por Lidia


Todavía recuerdo el aroma de tu fragancia el día que nos conocimos.
Todavía recuerdo que ibas vestido con una prenda azul.
Azul que te quiero Azul, no más.

En ese entonces, había aprendido a reconocer a las personas trascendentes en mi vida si el primer día que estuviéramos frente a frente, hubiera algo azul de por medio.

Ya había conocido anteriormente a tres hombres, increíbles, encantadores, que llevaban puesta una playera o camisa azul el día que nos conocimos.

Tú fuiste el cuarto.
Y dado que mi número favorito es el 4, realicé todo tipo de especulaciones acerca de las señales del orden cósmico.

Nunca pensé que serías alguien de quien yo llegara a enamorarme, pero supe desde ese momento que serías alguien trascendental en mi vida.

Creí que serías una aventura de una sola noche, un lindo recuerdo para alimentar mi alma y darme elementos necesarios para autosatisfacerme en mis noches frías y solitarias.

Pero no fue así.

Eras tan irresistible y arrebatador, que podría jurar que no hay mujer que te haya besado que no se haya enamorado de ti.

Contigo aprendí a no jugar con fuego.
A no creer en mi capacidad de control sentimental y emocional.
A no creer más en tontas y ridículas coincidencias que me hicieran pensar en mensajes celestiales.

Alguna vez me dijiste: "Eres como mi mejor amiga, a quien le cuento todo de mí y además a quien puedo besar.".

Yo fui feliz esa tarde, porque entendía que además de nuestra increíble empatía intelectual, yo que no soy una mujer estética, te incitaba a la lujuria.

Tú que iniciaste viéndome como una mujer más de tu lista, me fuiste tomando aprecio y cariño, los cuales forman parte imprescindible de mi vida en este momento.

Yo que inicié viéndote como una coincidencia numerológica, me fui obsesionando con tu virilidad y soñando con tus caricias efímeras, las cuales forman parte de mi vanidad femenina y de mis sonrisas idiotas mientras voy por la calle.

Pero hoy sé que tú no necesitas el placer que yo te pudiera ofrecer.
Tú necesitas a la amiga confidente y empática.

Yo necesito tu amistad, pero de igual manera necesito el placer que me haga sentir plena como mujer.

Aunque no me lo digas para no herirme, sé que no soy tan buena o explosiva como las demás mujeres que comparten tu cama, pero me queda la satisfacción de saber que: "Nada envidio a la voracidad de tu amante más letal, ella espera tu fatalidad, yo pretendo lo inmortal....".



Tú que no sabes de la existencia de este diario, no sabrás nunca cuántas letras, sueños y fantasías te dediqué.

Ésta es la última carta que escribo para ti.

20 comentarios:

Eva Almora dijo...

Me ha encantado.

Un tipo dijo...

Esa es la actitud (Y).
Me gustó bastante.

Saludos.

El Drac dijo...

Es curioso pero por lo visto existe un sentimiento generalizado entre la mayoría de mujeres: que guardan amor, cariño, aprecio por el hombre que ha tenido y tiene, muchas mujeres. Es como en los animales; las hembras buscan ser cubiertas por un sólo ejemplar. Un abrazo

Anónimo dijo...

Es el efecto de mis besos, no lo puedo evitar.

sonrisa! dijo...

Muy identificada!
=D me encantó.

Saludos =D

jess dijo...

Eva Almora, qué bien que te dejaste llevar!
Gracias por el tiempo dedicado.
Esperamos seguirte agradando.
:)


Un tipo, ah claro! llega un momento en el que debes decidir si seguir con lo que tienes o aventurarte por el Todo.
Gracias por tu lectura y tu comentario.
:)


El Drac, fíjate que no sabría si generalizar está bien, peeeero... en lo que a a mí respecta, ... de algún lado tuve que haber tomado la inspiración... jejejeje :P
Otro abrazo para ti!!


Anónimo, jaja! tú qué culpa tienes verdad?
Saludos!!


sonrisa!, es la mejor parte de intentar escribir.... cuando quien lee, se siente identificado.
Gracias por ello.
:)
Me has sacado la sonrisa del día. ;)

marichuy dijo...

Huy qué rico...

Muy bien, Doña Jess... ese tono le va de maravilla

Un abrazote

MauVenom dijo...

Me has mantenido sonriendo durante todo el texto porque por un lado te reconozco de otros escritos y días

por otro

todos hemos sido el elemento extra en donde hubiéramos querido ser el principal

te acuerdas de mi texto 'Amigo'?.

Creo firmemente que los amores perfectos son los que se quedan incompletos.

Besos, me ha gustado mucho.

Ivanius dijo...

A veces, esa tensión de verse (o saberse o sentirse) personaje frente a otras vidas otorga la energía (y libertad) necesarias para hacer brillar el propio protagonismo.

Todas las vivencias son ingredientes, y todos los personajes, cocineros.

¡Saludos!

coches de segunda mano dijo...

Que interesante este tu blog. Lo iré a divulgar.
Gracias!

avisos clasificados gratis dijo...

Gran blog el tuyo! Gracias por compartir.

coches de ocasion mercedes dijo...

Ciertamente recomendaré mi blog a todos mis amigos. =) Gracias!!

jess dijo...

Mi estimadísima Marichuy, awwww ese tono le va de maravilla a muchas personas. ;)
Un abrazo!!


Mau, me encanta que tú siempre sabes cuándo escribo cosas personales y cuándo son salidas de mi imaginación. :)
Y... adivina de qué color vestías tú el día que "nos conocimos" ;)
El amigo que cuenta las historias de los demás... donde nunca es el protagónico.
sniffff qué se le hará.
Yo coincido con los amores perfectos... totalmente de acuerdo.
:)
Besos sucios galán!!


Ivanius, ah claro para algunas mentes somos protagónicos aunque no tengamos nuestro muy hollywoodense final feliz.
Eso que ni qué.
;)
Saludossss Ivaniussss!!!

rentingmercedes dijo...

seguro que alguna vez todos sentimos lo mismo.

Curso 3D, Animacion, Masters 3D dijo...

Bonito post

Turismo Sevilla-Alojarse en Sevilla- Reserva hotel sevilla dijo...

Si no se porque parece qeu a las mujeres solo les vale uno, como si no hay hombres..

hotel sevilla dijo...

me ha encantado...

Sevilla Hotel-To reserve room-hotel becquer dijo...

Interesante post, esta bien que gente tenga constancia escribiendo como usted. Un salud.

enviar flores dijo...

Me he visto reflejado en algunos tramos de lo qeu escribió

Asesoría Laboral Sevilla dijo...

Interesante Post