.
.

11 abril 2011

Teme(r) y Da(r)



Por Ivanius

Te preguntas (me pregunto) lo que temo.

Temo empezar a creer
que vivo más
dejando que otros mueran.
Temo a la debilidad de mis sentidos.
Temo al encogimiento de mi espíritu.

Temo también contener,
como virus maligno,
las palabras.
Temo huir del contacto que reanima.

Temo encima de todo al tribunal de mi conciencia,
que me dice: Bien por ti,
pero ¿qué has hecho de tu hermano?

Duele temer.
Duele tanto blablabla y tanto desprecio.
Pero no duele cuidarse,
estar presente,
saber que hago
todo cuanto puedo.

Tomar la pluma,
cuando no la voz,
y levantar el ánimo
y el cuerpo.

Aunque la sangre inquieta
(y derramada) no ayude,
con un poco de humor avanza el tiempo.
O con un poco de amor y de trabajo.
Sí, con trabajo: ni excusas ni pretextos.
Para eso no sirven las palabras;
el silencio, sólo para tomar aliento.

No aspiro a entender,
porque quizás no baste
lo que me empeño en llamar
mi entendimiento.

Duele la incertidumbre,
duele el miedo.

Pero no duelen los otros,
los que importan,
todos los que comparten
este mundo nuestro.

No vale el "esto pasará,
y (como es la regla siempre)
quienes lo hayamos pasado
aquí estaremos".

Duele estar vivo.
Sin embargo,
(al menos por ahora)
reconozco que,
aunque duela,
lo prefiero.

Me quedo con una palabra:
la esperanza,
que por algo es virtud.

Pero no temo al silencio.

Teme(r) y Da(r). Poema de Ivanius. Texto: © Chanchopensante.com Imagen: Wikimedia Commons.

10 comentarios:

PHERRO dijo...

Un poco de egoísmo y como bien dices, hacertodo cuanto puedas, cuanto podamos, cada uno desde su persona, hacia los pocos que sean beneficiados por ello.
Cuando puedas más, harás más, mientras lo importante es no dejar de hacer todo -aunque parezca poco- lo que se puede hacer.
Cuídate, que estés muy bien, luego nos leemos.

El Drac dijo...

Bien escrito es justamente ésa dialéctica el motor de nuestro desarrollo, así que tendremos que convivir con ésas contradicciones todo el tiempo. Un fuerte abrazo

Karol dijo...

Tememos al dolor, pero tenemos el silencio como aliado y a las palabras para otorgar lo que a veces, solo los brazos y los labios consiguen, porque aunque de pronto no se sepa adonde van con seguridad llegan al lugar indicado.

Saludos...

7 words 7 dijo...

I agree:
Hope it's invincible and virtuous

la MaLquEridA dijo...

Tener miedo no nos lleva a ningún lado, no nos deja avanzar ni hacer nada, no temas y menos al silencio.

Que las palabras tan tuyas hablen para hacerlas un poquito nuestras.


Siempre es un placer Iván.

jess dijo...

El Tribunal de la Conciencia...

Ouch!

Y ahí no vale ni siquiera el mejor abogado como defensor.

Saludossss Ivaniusssss!!!

MauVenom dijo...

Me has hecho detenerme ante la idea... aunque duela yo también lo prefiero.

A veces temo y lo hago a un lado, a veces tengo fuerza y hago uso del amor flotante y de la verdad que veo solamente con ojos cerrados.

Es un momento difícil. Sacarlo adelante entre el no ignorar la realidad, el vivir más que otros y la impotencia que asalta es una prueba para adultos, ciertamente.

Son tiempos extraños, my friend, valiosísimos pero peligrosos.

Abrazo

LUIS TORRES dijo...

Creo que el miedo es beneficioso para el ser humano, muchas veces nos hace ser niños y nos hace ver al mundo de una forma bucolica, el miedo que nos imponen eso es no esta muy bien te controla y de hace un robot.

Interesante poema

Ivanius dijo...

Don Pherro: Tú lo has dicho muy bien; gracias por ponerlo en prosa. Nos leemos.

---

Drac: Conocerse es superarse, dicen por ahí. Gracias, un abrazo.

---

Karol: Atreverse a nombrar al miedo despeja el camino (y la perspectiva) para disiparlo. Saludos.

---

Mr. 7w7: Not invincible, but gets the job done.

---

Malquerida: El valor sabe poner al miedo en el lugar que le corresponde.

---

Jess: Muchas veces, lo que quiere hacerse pasar como defensa revela más que aquello que intenta justificar. Por eso importa más la congruencia que la retórica.

---

MV: Eso: entre moverse y paralizarse, crecer. Mientras se pueda. Abrazo.

---

LUIS TORRES: Elegir lo que se siente obliga también a sentir. Y llegar a sus consecuencias. Gracias por pasar.

Paloma Zubieta López dijo...

*conmocionada* Así las cosas. Gracias mil, don Ivanius, por todo lo que acá dentro se movió, 2011 en silencio, también.