.
.

21 noviembre 2011

LA PALABRA

I.
Largo día
y despliego tu nombre
en todo tu aroma de mujer
blasfemia
de quien sabe la dirección del edén y lo prohibido.

II.
Esparces la palabra
como don multiplicado
tuyo es el reino del verbo
milagro de la imagen.

Soy feligrés de tu templo
escuchando el sermón
y tu voz
desde su púlpito
resuena en la cúpula de mis sentidos.

III.
Hoy en la noche retumbarán las líneas
como acordes de cielo anunciando el paraíso
como trompetas de ángeles en asombro
adelantando el apocalipsis
cuando cielo y tierra
habrán de unirse
                        en su infierno de delicias.

5 comentarios:

Manuel dijo...

Amor sagrado...

GA dijo...

Maravilla!!
Soy fan de sus poemas.

QUANTUM dijo...

"Ahora no pasa un tigre, sino su descripción"
-Variación sacada de un poema de Piñera, de Ceci n´est pas un pipe de rené Magritte-

(Cita, a su vez, sacada del libro "El arte de la ironía" Carlos Monsiváis ante la crítica.)

[La poesía de los goliardos]

MauVenom dijo...

Cuando leo este tipo de poemas me hago preguntas no sobre el autor (aunque sí unas pocas) pero más bien sobre esa persona que está detrás de la inspiración

escribirle un poema a alguien es un hecho audaz de valentía

en otros de inconsciencia

o será que soy miedoso... egoísta... o incrédulo.

Pero me alegra ver que haya héroes de la pluma como usted, amigo poeta, quienes nos llevan al lugar de las emociones intensas para recordar nuestra propia humanidad.

Abrazote

Ivanius dijo...

Ciertamente, sólo la poesía puede encarnar así las resonancias. Un abrazo.