.
.

11 febrero 2013

Entiendo al Fénix


por Ivanius


En la esquina del escritorio,
un monitor titila balbuceos.

La cortina juega a esconder
luces del exterior,
cazadora de fatuos.

El teléfono yace,
pero se convulsiona.
No quiere descansar.

Aunque es invierno,
las presencias ahuyentan
a la vez los fantasmas y el frio.

Una lágrima tímida
toma valor para deslizarse
junto a las arrugas de la risa.

Abre las alas:
volar pinta de pausa
el camino al horizonte.

Las cenizas,
más que señal de muerte,
son condimento y nido del fuego.

Parpadeo. Relámpago.
Resplandor.
Renacimiento.

Ahora entiendo al Fénix.

"Entiendo al Fénix", poema de Ivanius (@chanchopensante) aparecido originalmente en Twitter. Texto: © Chanchopensante.com Imagen tomada de  Wikimedia Commons.

3 comentarios:

Karol A. C. dijo...

Las lagrimas son como lluvia que humedece las cenizas, para dar paso a otra vida...Saludos

QUANTUM dijo...

Ivanius

Me encantó esa imagen: Nacer y morir ardiendo.

Jesus Estrada dijo...

Fire tears gave birth to life.

Beautiful!