.
.

23 septiembre 2013

A quien no sobrevivió al naufragio


Algo tiene el mar.
Sus orillas arrojan un destello, 
no el mismo de las tardes soleadas, 
intactas y diáfanas.
Algo que sus aguas pronuncian impasibles,
con la indiferencia de a quien
no le importa el tiempo.
Si al menos nuestros huesos fueran eternos,
podríamos descifrar su lenguaje

y con denuedo resistiríamos al embate de su furia.

3 comentarios:

Jo dijo...

A veces el mar guarda tantas historias que por eso creo que ha de ser tan grande, misterioso e inmenso....

1600 Producciones dijo...

Leí y pensé. Leí y qué bueno!!! Leí y recordé para aportar:

"Debe haber algo extrañamente sagrado en la sal; está en nuestras lágrimas y en el mar"
Khalil Gibran

Así es el mar. Hasta el próximo oleaje!

noche oscura dijo...

Me gustó.