.
.

19 octubre 2010

Nosce te ipsum

Por Canalla

“Conócete a ti mismo”: quizá no haya otro aforismo más conocido y malinterpretado en la tierra que éste, de la filosofía griega al psicologismo más barato en un solo paso. Esto cuando, más bien, algunas personas se conocen tanto y les agrada tan poco lo que saben, que sepultarlo bajo un alud de mentiras es su rutina; otras menos, lo suficiente para vivir guardando las apariencias y morir igual de inadvertidas, y sólo pocas se desconocen por completo, tal vez único caso en que la ignorancia es una bendición, digna de envidia por un budista si esto fuera posible.

5 comentarios:

Canalla dijo...

The Pixies tienen la culpa de que a éste tipo se le secara el cerebro y cumpliera hasta ahora con su deber;
ustedes disculpen.

MauVenom dijo...

Mi versión de 'conócete a ti mismo' es poco querida por el público y no da mucho espacio para oportunidades

me la guardo y lo haré de nuevo

pero poco tiene que ver con una afortunada ignorancia y quizá sí con un pequeño eco de budismo nada ortodoxo, por cierto.

Abrazo

marichuy dijo...

Por lo menos tú, Canalla, tienes un buen pretexto para la "sequedad" de tu cerebro: la música. Habemos otros que tenemos que buscarlo... el pretexto, no el cerebro. Bueno quién sabe si también.

Vivimos en un mundo de fingimientos y apariencias. En el mundo real y en el virtual.

Beso

Ivanius dijo...

Entonces, debe ser cierto que quien lo ignora todo de sí mismo conserva intacta su capacidad de asombro. Y que para saber lo que se ignora hace falta, como en ese budismo heterodoxo, asumir primero la ignorancia. Abrazo.

Ana dijo...

yo solo se que no quiero saber nada...

abrazos!
=)