.
.

31 marzo 2011

Do I have to let it linger?

*
*



Por MauVenom

No es ni cercanamente la más importante, en todo caso es testimonial pero hoy que escuché esta canción (habrá sido la carretera o el aire en la cara que es rastro de plenitud), recordé el único momento de mi vida en que pensé todo sería perfecto, creyéndolo posible, impecable, como para otro mundo y no éste. Lo digo sin pesar hoy que ante lo global no hay lugar para el lamento propio, es más bien curiosidad, un humor que da el aguante y la sorpresa del mapa difuso.


Aún con el kilometraje era yo ingenuo, había bravura pero también una honestidad que no era lo congruente para el proyecto. Tuve suerte, llegué lejos, casi me cuesta la vida en varias formas y a pesar de mi irresponsabilidad se me permitió regresar al punto de partida con océano, ballenas y sol californiano en mi maleta. Lloré como imbécil aquel día metido en el mar con todo y ropa tratando de tragar el agua salada para llevármela dentro, no lo logré, se quedó y dio paso a una carretera que alargué semanas en las cuales vi a Dios en el desierto y la desventura de volver para ver morir a mi alma incondicional. Suerte tuve de ser tan joven y tan tonto.

Extinto a los 25 años y resurgido de la lava con rocas, fuego, violencia y lo que aplica, incluso el inicio de una vida antes desconocida con especies salvajes y vegetación intensa.  Así el destino se torció para mí, para el mundo y para Dolores O’riordan.

Sin dramas, ya lo he dicho, que aún en caos hay prioridades… pero es que a veces, raramente,  queda el recuerdo de lo que fui y de mi nombre, casi me ilusiono y para cuando asoma la tristeza regresa el semblante de los que salvaron mi vida y un geométrico por qué. El plan era imposible pero el brillo sigue fuera y dentro esperando que yo ubique mi camino.

Me ha sido dado cuanto he pedido, lo agradezco.

Hoy escucho el dictamen y me preparo para el plan B que debió ser A, secreto que comparto con una otredad menos densa que yo.  Me han dado el regalo de la paz, me costó desorden, todo el pavimento que evité para ir entre la breña.  Por supuesto quedan preguntas, eso y la energía de toro incontrolable a la que encontraré uso para combinar Tierra y universo.

Pero la verdad, volviendo a mi necedad, cuando se me fue el mar me morí un poco, he muerto otras veces antes y después, he nacido también pero tras esa falta hay una parte de mis ojos que dejó de ver. Por eso ya no me llamo como me llamaba.

Después volví para visitar el escenario de aquel sueño y había desaparecido, supe que lo sucedido tenía razón de ser, es sólo que aún recuerdo, vuelvo a caminar por esa playa y se repite el paraíso. Nada queda de aquellos días, sólo yo para contarles y esta canción que me devuelve un sol que se metió hace mucho tiempo.


Oh, I thought the world of you

I thought nothing could go wrong

But I was wrong, I was wrong


'Linger', The Cranberries - 1993




Imagen: Coronado Islands at Sunset
*
*

14 comentarios:

Sue dijo...

La verdad es que no sé qué decir. No quisiera que dejaras atrás nada de lo que te hace escribir como escribes.
Y me ha gustado tanto el relato azul, que, sigo sin saber qué decir.

Solo un beso te puedo dejar (y te dejo) desde mi pequeño mapa del mundo.

Preciosa canción.

la MaLquEridA dijo...

El recuerdo de lo que fuiste y tu nombre, ¿y quién olvida tu nombre grabado con letras de oro en mi memoria.

De lo que fuiste porque al paso del tiempo y sin conocerte ha habido cambios en ti.

Queda el recuerdo de lo que fuiste y con ese me quedo. Con el que eres necesita un poco más de entendimiento por mi, quizás las distancias y los silencios no ayudan. Quizás no ayude nada.

No sé cuál es el Plan B que debió ser A pero deseo que salga muy bien.

Todos cada día vivimos un poco para morir más tiempo mi Mau.

Quedas tu... quedas y eso es lo que importa. El sol no se metió Mau, está detrás de ti pero no quieres verlo.

Yo quedo en espera siempre de un buen amigo que se hace el duro pero es más noble de lo que su yo se lo permite.

Me da gusto leerte siempre.

Un abrazo fuerte con todo mi cariño.

Esa canción me recuerda cuando mi hija y yo nos poníamos a cantar de regreso a casa felices.

DIANA dijo...

Tus escritos siempre me dejan muchisimas preguntas, ignoro todo sobre ti, pero me gusta y disfruto leerte.
No escribas por encargo, es mucho mejor que lo hagas cuando lo sientas, cuando lo quieras...

Abrazo

Diana

marichuy dijo...

Qué bello y triste (un poco):

"cuando se me fue el mar me morí un poco, he muerto otras veces antes y después"

¿Cuántas veces habremos de sentirnos morir un poco y tantas otras tener que renacer, aunque un poco minados cada vez?

Un beso, Mau

jess dijo...

El Sol renace para ti porque en tu garganta se quedó la sal del agua del mar.

Todo debe tener equilibrio en este mundo.

Y no hay una manera más exquisita de vivir el dolor que a través de la voz de Dolores conjuntamente con la experiencia propia.

Besos sucios galán!

MauVenom dijo...

Sue

aunque dejemos las cosas atrás (lo cual debe ser) hay pedazos de destino que te hacen traerlas de nuevo como me sucedió aquel día

te ayudan a ver lo que eres ahora, lo que pensabas que serías, nos ubican y además, en un momento de manía, te permiten escribir un texto.

Gracias por venir. Besos.

MauVenom dijo...

Malquerida

Gracias por tus deseos para el plan B, yo también espero que mi descuido no me haya hecho llegar tarde al punto de salida, quizá todo es parte del mismo plan en realidad

en cuanto al sol ese ya se metió pero no está mal, hay otros, uno en especial que brilla mucho el día de hoy y al cual le pongo atención.

Gracias por tu presencia.

Besos

MauVenom dijo...

Diana

tiempo sin saber de ti... y tú menos de mí pues ya casi no me queda tiempo para esto del blog

escribo cuando lo siento, a veces con un poco de presión pero funciona pues cuando la pluma anda floja hay una voz que obliga a trabajar aunque sea poco.

Gracias por tu atención y te mando un gran saludo.

MauVenom dijo...

Mari

tienes toda la razón, renacemos pero lo hacemos de una forma distinta, con el sabor de las cenizas y el abono en la boca, sabiendo un poco que en cada muerte se quedó algo de nosotros que será irrecuperable

aunque en cada inicio viene también la posibilidad de un nuevo Yo del que no teníamos idea.

Sí, es un recuerdo un poco triste del cual no pude escribir en mucho tiempo, hoy, gracias a este mundo revuelto muchas cosas han perdido la pesadez que alguna vez tuvieron.

Beso

MauVenom dijo...

Jess

Debes estar en lo correcto, la sal se me debe haber quedado en la garganta pues aquella playa la revivo como si no se hubiera ido

quizá el agua de mar funcionó después de todo.

Hoy tengo soles diferentes, unos salen otros se meten pero de vez en cuando el aire en la cara y la voz de Dolores me traen aquel que me duele y ilusiona al mismo tiempo.

Besote suciote.

Azul Jazz dijo...

QUERIDO:

Al final ,el azul del mar puede mover, deslavar , escurrir , aquello que necesita sepultura sagrada.

Sin embargo el grano de arena no deja de ser, y la sal sigue en nuestras venas.

beso

Sonia. dijo...

cuando lei el primer parrafo, pense: oh!.. por fin va hablar del dia en que me coocio... pero no.

=0p


No por nada eres MYVENOM.. tu me matas y me rematas.
\Cada renglon pareciera que lleva una gran parte de ti pero al mismo tiempo pareciera que hablas del mismo lector, es increible como logras eso en tus textos.

Te admiro.

Ivanius dijo...

El aire que respiramos lleva también los componentes del agua, sólo que han cambiado de uso. Así sucede, para seguir vivo hay que transformar lo que uno recibe. Las lágrimas son útiles, especialmente cuando son precisas. Allí está todo ya: la sal y el agua del mar, convenientemente portátiles.

Un abrazo tardío.

Ana dijo...

he leido tus dos ultimas entradas en este espacio y vaya manera de remover el pasado...
Me encanta que a tu sol de hoy le pongas esa atención que se merece y me encanta mas que de vez en cuando te acuerdes de mi y de mi silencio...
gracias por estar
abrazos