.
.

27 julio 2009

Custodio

*
Por MauVenom

*
Imagen tomada de Internet

*
*

-Te dije que no volvieras Fernando.
-Como no... si eres mi hermano, si aquí está mi familia.
-Eso cuándo te importó... aquí no está tu familia, no hay nadie.
*
Julián sentado en la piedra hablaba mirando al horizonte, un interminable paraje de polvo.
*
-Mírame Julián, no seas rencoroso, ¿qué pasó?, por favor dime que pasó aquí.
-Te dije que no volvieras.
-Sí, en unas notas mal escritas con tinta ocre que aparecían debajo de mi puerta... no decían nada más que eso, “nunca vuelvas”... que estupidez es esa.
-Eso es todo lo que tenías que saber, ahora no hay marcha atrás, lo vas a lamentar.
-Por qué... deja de hablarme en clave... dime que pasó aquí, ¿dónde están todos?.
*
Los silencios de Julián parecían eternos y amedrentaban a Fernando como lo hacía también el vacío.
*-No sé. Se fueron. Se los llevaron. O estarán aquí enterrados.
-No digas pendejadas Julián, qué pasó con nuestra casa, el patio, las plantas de la abuela. Dónde está todo, ¿lo derrumbaron?. Qué haces aquí solo. Por favor dime, hermano.
-No me llames hermano. Deja de preguntar y no hables tan fuerte. Te fuiste y no debiste regresar, te lo advertí, lo vas a lamentar.
*
En Fernando crecía una angustia de pérdida irreparable y la rara intuición de que las incoherencias que escuchaba podrían no serlo tanto, se puso en cuclillas para quedar a la altura de éste sin atreverse a tocarlo, lo miró a la cara y sus ojos perdidos le erizaban la piel, emergía una urgencia por encontrar explicación y no seguir con ese capítulo absurdo.
*
-¿Me oyes?. -Dijo Fernando con voz insegura intimidado por el terminante silencio del lugar y trantando de sacar a su hermano del letargo .
*
Los ojos de Julián se humedecieron repentinamente. -Tú no viste como lloraba Mariana, lloraba horrible... tú no viste... ella sabía, lo sabía, estoy seguro y no nos dijo nada.
-¿Mariana?, ¿mi Mariana?.
-Que estúpido eres, no era tu Mariana... pero eso a quién le importa ahora, ¿no me estás oyendo?... ella lloraba, pobrecita, tan feo... pobres todos Fernando, pobre de ti también.
-Es que no te entiendo, ¿qué sabía?, ¿por qué lloraba?.
Julián regresó la vista a la lejanía. -Por lo que iba a suceder... pero no quiso decirnos, tenía miedo, tenía mucho miedo, seguro a esa altura no había nada qué hacer, se volvió loca.
-Julián, ¿por qué pobre de mí?.
-¿Qué haces aquí imbécil?. -Contestó con furia repentina pero sin alzar la voz. -Te dije que no volvieras, siempre fuiste igual, ¿qué querías demostrar?, un día tenías que pagar tu terquedad, ahora no tienes salida, eres el último, no queda nadie más del pueblo allá afuera.
-¿Y qué con eso?, tenía que volver, de aquí soy, ¿qué pensaste?, ¿que había desaparecido para siempre?, si yo escribí Julián yo les escribí siempre, les contaba... pero ya no me contestaron así de repente... pasó el tiempo y luego tus notas esas “no vuelvas nunca”, ¿qué es eso?, hasta escalofríos me daban.
-¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última carta que te contestamos?, ¿recuerdas?.
-No... ahora que preguntas... no estoy seguro.
-Como sea... no importa.
-Dime una cosa Julián... ¿Mariana me esperó?, ¿por qué nunca me volvió a escribir?... ¿se casó con alguien?.
Julián clavó sus mirada en la de su hermano y con una frialdad casi cruel empezó a reir calladamente de una manera que amedentró a Fernando, se puso de pie y con miedo lo observó riéndose casi para sí y no quiso estar más junto a él. -No te muevas de aquí, ahora vuelvo. -Le dijo y miró alrededor los despojos de aquel estrecho pueblo de muros blancos y techos con teja. Echó a andar dejando atrás a Julián sentado en su piedra, caminó reconociendo trazos de calles y paredes pertenecientes a casas ahora derruidas, las rodeaba esperando encontrar explicación. Llegó así a la plaza central del pueblo, se topó con una explanada polvosa en donde extrañamente los portales del rededor parecían conservarse, abandonados pero íntegros. Aceleró el paso para llegar a uno de ellos y abrió de golpe las puertas de lo que fue un establecimiento comercial, se detuvo al ver las paredes frías de un espacio en el que parecía no haber habido presencia en siglos. Lo contempló atento y abriendo los ojos como tratando de adivinar a través de los espacios.
*
-Sabía que aquí estarías, la tienda de la abuela, siempre venías aquí cuando no sabías que hacer. No seas idiota, ella murió antes de que todo ocurriera.
Fernando volteó atrás y vio a Julián parado a sus espaldas.
-Sí... lo sé. -Contestó tranquilo. -Fue la última carta que recibí de ustedes. El tío Carlos diciendo que ella había muerto.
-Y por supuesto no te importó... eres un cobarde Fernando, lo fuimos todos en este lugar.
-Fuimos malvados no cobardes... por eso me fui, no pude más.
-Da igual, que diferencia hace. -Una pausa y de manera casi infantil Julián reaccionó. -Oye Fernando, quizá eso fue lo que pasó. Cuando las madres mueren se llevan todo, será que al irse la abuela llegó el viento negro del que tanto nos hablaba y...
-Sí eso fue. -Interrumpió Fernando. -Ella era la más vieja del pueblo, la única arrepentida, no hubo quien nos defendiera cuando se fue, nadie rezó por nosotros después de eso.
-¿Cómo estás tan seguro?... ¿ves?, ya empiezas a saber, ya estás entendiendo.
Fernando reparó en su aseveración sin comprender por qué lo había dicho.
-Es el silencio. -Continuó Julián en susurros. -Ya te está contando, te está diciendo sus cosas, así debe ser... al último que quede le va a narrar todo y éste lo tendrá que escribir.
Fernando se encogió en un escalofrio.
Repentinamente Julián empezó a temblar con angustia.
-No sabes como lloraba Mariana, Fernando, no sabes, era horrible yo no pude dormir, los demás no se atrevieron tampoco a hacer nada, todos teníamos miedo pero no sabíamos de qué... Ese día -Continuó en susurros. -no hubo pájaros, no hubo ruido, no importa cuanto hablaras o lo que hicieras todo se oía lejos, como yéndose... hasta el llanto de Mariana fue disipándose con la noche... cuando desperté pensé que todo había sido un sueño pero salí y no había nadie, la casa estaba sola... entonces abrí la puerta de la calle, Dios mio, no sabes lo que fue eso. -Julián se tapó la cara para contener su desconsuelo. -No había nada... todo era ruinas, no quedaba ni el futuro.
*
La aprensión crecía en Fernando pero cada vez tenía menos valor para cuestionar, lo iba invadiendo una asfixiante solemnidad y la sensación de callar por obligación. Trató entonces de abrazar a Julián para tranquilizarlo pero éste se hizo para atrás violentamente.
*
-¡Te dije que no volvieras imbécil!.
*
Fernando reparó entonces en los brazos de su hermano que parecían haber sido varias veces cortados con un objeto punzante.
*
-¡Qué te pasó!. -Dijo exaltado arrepintiéndose inmediatamente del alto tono. Bajando la voz y acercándose un poco repitió. -Qué te pasó.
-Ya sabrás. -Sentenció Julián. Dio entonces la vuelta y empezó a caminar, Fernando lo siguió pues ya era tarde, iba tras de él viendo su figura lúgubre y majestuosa avanzar bajo la escasa luz del anochecer sombrío. Regresaron a lo que había sido la casa de la familia pero ahora parecía completa y conservada en medio de la desolación, Fernando se alarmó al verla pero la incertidumbre de estar perdiendo la razón fue disminuida por un infantil alivio, se acercó siguiendo los pasos de su hermano quien había ya atravesado el portón principal para entrar al patio central, Fernando estaba seguro de haber visto todo eso en ruinas pero ahí estaba ahora de pie en medio de un pueblo vencido, notó entonces que había luz en uno de los cuartos que daban al patio, justamente el que había sido su recámara alguna vez, se aproximó y abrió la antigua puerta de cristales con marcos de madera para encontrar todo en perfecto orden y limpio, asumió que era ahí donde su hermano pasaba las noches. -Está igual a como la dejé. -Murmuró.
Julián detrás de él recorrió el lugar con la mirada. -Es cierto, yo tampoco la había visto en mucho tiempo.
Fernando no entendió tal respuesta pero el agobio lo vencía y murmulló casi suplicante. -Tengo que dormir, por favor, no puedo con el cansancio, mañana... mañana... -Y no se atrevió a concluir “tenemos que hablar”.
-Haz lo que te diga, Fernando. -Advirtió Julián con tristeza. -Siempre haz lo que te diga no importa lo que sea, tú obedece y al obscurecer vas a encontrar donde dormir.
-Lo que me diga quién. -Preguntó arrepintiéndose inmediatamente como si hubiera cometido un sacrilegio.
-Recuerda siempre que yo te dije que no volvieras. No pude hacer más por ti... Te advertí.
Los ojos de Fernando se cerraban extenuados y aún más que antes sentía confundir la realidad con un sueño, se arrojó bruscamente sobre la cama tratando de aferrarse al pensamiento de que al siguiente día tendría el valor de preguntar, de que todo sería distinto. Hundió la cara en una almohada que no olía a familia sino a vacío, al abandono de una extraña eternidad.
*
Fernando recordaría siempre que esa noche a lo lejos escuchó la voz de su hermano perdiéndose en lo incorpóreo. Creyó oir afuera de su cuarto los sonidos de mil vivencias pasadas que parecían tener doble profundidad e irse alejando al suceder. “Ya no llores, ya me puedo ir con los demás, él se queda es el último, no tiene opción, nunca volverá a estar entre tú y yo”.
*
* * *
*
Fernando despertó con un insondable eco dentro de sí que por alguna razón no pareció ajeno. Notó la ausencia absoluta de sonido y descifró una total falta de presencias. Permaneció acostado mirando el techo blanco iluminado por un sol frío y polvoso que entraba por los ventanales de la puerta, se levantó despacio y caminó estrenando un tiempo de segundos perpetuos, encontró su patio de la infancia sin las plantas de la abuela, sin las aves de la mañana, sin su vida, inexorablemente solo.
*
Es tu turno, te toca a escribir la historia
*
Sorda voz que se filtraba de la lejanía a la realidad conforme Fernando atrevezaba el patio hacia el portón sintiéndose extrañamente presionado a salir.
*
El pasado omitido por los tuyos, las consecuencias
*
Abrió aquel pórtico e internamente se derrumbó al ver su última esperanza vuelta un pueblo erosionado, las ruinas conocidas de un día previo, la roca en la que había estado Julían sentado y que ahora era su destino, volteó atrás para descubrir horrorizado que la casa había desaparecido en un vestigio de paredes inconexas.
*
Usa la tinta de tus venas, escribe en los muros de un olvido eterno con el filo de piedras que reclaman sentencia, no contaremos lo acaecido pero serás guardia de los crímenes perpetrados y la indulgencia sobre ellos otorgada.
*
Fernando tomó un pedrusco a manera de cuchillo y empezó a rasgar su brazo.
*
Escribe
*
El custodio del silencio regresó para cerrar la puerta y dejar el tiempo atrás.
*
*
**
*
Derechos Registrados
Safe Creative
Edit work: 0907274169917
*
*
*



55 comentarios:

Ivanius dijo...

Ea.

Será que así parece siempre, que la reinterpretación de la propia vida tiene que pasar por otros antes de volver a tener sentido para uno mismo.

O eso, o el recuento es simplemente la contemplación de un experto ante el rompecabezas que se le ha resistido en el momento de encontrar ESA pieza: no la que le da la clave de la imagen (porque el asunto perdería su gracia), sino la que le anima a no abandonar la tarea y seguir adelante...

Buena historia, MV. Saludos.

4narqu1sta 2uper3strella dijo...

Cerrar un capítulo -sea horroroso o bello -en la vida, es terriblemente difícil...

Y lo peor de todo, es cuando te queda el rencor... A veces pues...

La cuestión es ¿lidiar o no con él (rencor)?

Nah, mejor así... Ser feliz y no llevar arrastrando caca en la espalda...

Un abrazo Tocayazo!!

Pelusa dijo...

La experiencia, para ser comprendida, tiene que ser vivida, interpretada, integrada por uno mismo... Y de eso no nos libra nadie, verdad?
No importa que alguien te alerte, te diga que no regreses, trate de protegerte... hay que hacer lo que hay que hacer y punto. De lo contrario, nunca saldremos de ahi.

Muy bien contada, Mau, con la crueldad de lo real lacerandote mientras lees.

Un beso!

jess dijo...

Ah ah ah... los fantasmas del pasado..... conviven diariamente con el presente....... tambaleando así el futuro.

Qué se le va a hacer.

No queda otra, más que escribir.

... Aunque qué trampas, yo quería saber qué le pasó a todos!!... es la misma sangre con la que se escribe diferente historia... mmm.... te voy a descubrir, ni creas, ni creas!

Saludos Capitán!

Sonia. dijo...

no manches, no manches... NO MANCHES!!!! empece a leerte my tranquily termine de leer con los ojos como platos, un estupendo cuento, cargado con ese gran misterio marca Mau. Me gusto muchisimo.

La imagen que insertaste muy atinada tambien, no podia dejar de recorrerla con la mente mientras leia.

Un beso

GA dijo...

Me acuerdo cuando leí Aura en la prepa, comencé curiosamente y terminé observando para el resto de mi vida los edificios de Tacuba y del centro histérico en general con cuidado. Cuando camino por pasillos oscuros y húmedos siento que al fin encontré la casa.
Después de leer esta entrada creo que no quiero llegar a ningún pueblo de noche, ¡jamás!.
Escalofrío!

marichuy dijo...

Mau

Será que los fantasmas siempre vuelven; nuestros fantasmas regresan para recordarnos que la vida es este presente a medio derruir, pero también aquello que quedó sepultado bajo los escombros del olvido..

Pero también tiene razón Julián: hay veces que lo mejor es no volver los pasos atrás; nadie puede reandar el sendero ya caminado.

Un beso fantasmal

mariposasalvuelo dijo...

Indudablemente, se siente tu buena pluma. Un cuento redondo con un magnífico cierre.
Los recuerdos siempre serán esas cicatrices, que nos sirven para intentar acallar el olvido.
Sentí como que leía a Juan José Arreola, me gustó muchísimo Mau un beso.

Jolie dijo...

y sigo con la diestra tartamudeando...

Esa ideológica visión de la utopia que expresamos a destiempo es que a veces ya solo quedan sombras en girones despidiéndose constantemente y aquello que te hacia sufrir antes, irónicamente ahora descubres, que con un ademán simple puedes decirle adiós y enterrarlo


.. claro si se reune el valor suficiente... pero a veces debe pasar tiempo

será que los recuerdos cristalizan con el tiempo y terminana rompiendose o ajados? o en su defecto dejan una marca de tiza de metal rojizo por lo oxidados...

MauVenom dijo...

Chancho amigo

Y eso si logramos que tenga sentido porque puede interpretarse mil veces y seguiremos sin entender. En el mejor de los casos no estoy seguro que suceda a tiempo

o encontrar esa pieza de la que hablas puede ser inútil aunque cuadre finalmente el rompecabezas

ésta es una historia derrotista como lo son las que terminan enfrentando lo que negamos en el pasado, imagino o espero que en algunos casos sí se pueda seguir adelante.

Muchas gracias
un abrazo.
Que madrugador.

MauVenom dijo...

Tocayito

tocas un punto que me es especialmente fuerte

creo que el rencor es lo que le da continuidad a las historias terribles

y te hace regresar una y otra vez a donde empezaste emocionalmente

creo

tengo algo escrito al respecto pero no me he atrevido a publicarlo

que bueno que te puedes liberar de él.

Abrazotote.

MauVenom dijo...

Pelusita

Así es, lo que hemos de vivir es inevitable sin que el esfuerzo de los demás logren impedirlo o propiciarlo

en todo caso es mejor enfrentar lo que parece obscuro, el punto será hacerlo a tiempo para que no tome demasiada fuerza y nos venza.

Gracias por tu amable juicio. Besos.

MeLyCaOs dijo...

Locos por renacer vivimos muchos muriéndonos todos los días. Unas veces de mentiras, otras no tanto... pero cierto es que nadie se muere del todo nunca... o por lo menos no mientras la desmemoria siga muriendo también a diario al hachazo del silencio.

MauVenom dijo...

Dulce Jess

Creo que los fantasmas son la consecuencia de lo que no quisimos enfrentar o de lo que permitimos que muriera en nuestra ausencia

quizá de lo que pudimos hacer diferente también

y tambalean el futuro porque nos quitan toda seguridad... en el caso de Fernando le quitaron incluso el porvenir y su derecho al descanso

gulp

¿Qué les pasó a todos?... pasó que se los cargó la ch... ¡MauVenom cállate que este es un blog decente!!!

ok, ok... ya me voy .

Besos hermosurosa.

MauVenom dijo...

Mi Sonia

pues muchas gracias

todos tenemos nuestros pueblos pasados a los que volvemos con alegría o con miedo

dejamos personas y recuerdos y cuando los retomamos descubrimos lo que realmente fuimos

y eso... da mucho miedo mi niña.

Besos a color.

MauVenom dijo...

GA

Wow, pues con los miles de kilómetros de distancia que hay entre Aura y este pequeño y poco pulido cuento agradezco grandemente haber logrado transmitirte lo suficiente como para crearte una imagen propia

la de un pueblo en la obscuridad

a mí los pueblos de este país me fascinan, se me hacen lugares propicios para las cosas más hermosas y espantosas al mismo tiempo.

Besos y muchas gracias por tomarte el tiempo para leerme.

MauVenom dijo...

Mari querida

Sí, siempre vuelven, siempre

y dentro de nosotros los revivimos con una intensidad mágica que pareciera borrar el tiempo intermedio entre lo lo que sucedió y lo que recordamos

y quizá en contados casos sí fuera mejor hacerle caso a Julián, no he aprendido a distinguirlos pues yo al menos siempre termino regresando

todavía no que he quedado atrapado en ningún pueblo y espero que no me pase.

Besos de retorno.

MauVenom dijo...

Mariposa

... Dónde andabas?

- - -

Me quedo sonrojado por tu generosa conclusión sobre este pretencioso cuento

pero agradezco con mucha emoción el comentario y tu anotación

lo de Arreola ha quedado en el top ten de los más grandes halagos que jamás haya yo recibido, no quepo en mí mismo.

Mil gracias me alegra en serio que te haya gustado. Beso grandote.

MauVenom dijo...

Princess Leia

A veces las sombras de los recuerdos son tan densas que no nos permiten ver más allá

no podemos entonces despedirnos ni enterrarlos

peor aún cuando permitimos que cobren tanta fuerza que nos entierran a nosotros.

Me haces pensar y creo que los recuerdos cristalizados son mejores, puedes ver a través aunque quizá se rompan

los que se oxidan no me gustan, me atemorizan... pero se pueden limpiar, no Jo?, podemos pulir la superficie con las decisiones correctas

no?.

Besos Amazing... o Amazing Besos.

MauVenom dijo...

Mely

a mí me da miedo pensar que nunca nos morimos del todo

pero cierto es que mientras sigamos recordando estaremos un poco vivos.

Yo soy de los que todos los días ando loco por renacer

me emociona que suceda y me atemoriza también su subsecuente proporción de muerte

y ando aprendiendo a no temerle a los hachazos del silencio

he sobrevivido hasta hoy

espero estar atento para que no me tenga que quedar de su custodio.

Besos muchos

- - -

Ya te leí... ya te respondo.

::AdA_MaDriNa:: dijo...

Hay muchos fantasmas arrastrándose por ahí(sobre todo con Fernando), la cuestión es si volteamos atrás o los ignoramos, aunque la
"obligación" puede ser el empujoncito que se requiere,solo que conservar algo del lugar al que "pertenecemos" nos animará para llegar al que queramos.


el misterio que desde el principio está precente en el cuento, me encantoooo.

besos...

MauVenom dijo...

Ada
guapa

Y Fernando trató de negar el lugar al cual pertenecía y cuando decidió voletar atrás era ya tarde

tienes razón sin embargo en el que debemos llevar siempre un pedazo de lo que dejamos atrás... nos ayudará en el camino y a futuro

Muchas gracias por venir y por leerme. Me emociona que te haya gustado y que te refleje misterio constante.

Besos.

Ana dijo...

Hola MauVenom!
no sé si pensar que nuestros errores del pasado se pagan y se escriben con sangre (que tragica, vdd?), hace poco un amigo escribia que los circulos de la vida no se cierran por que hay cosas pendientes... he ahi el por que aveces se niega uno a abandonar lo pasado y regresa a los caminos ya andados aunque estos hagan daño...
upss! debiste volver antes... ese es un reclamo...
un abrazo
p.d. aveces ni yo entiendo lo que escribo,perdon
:(

jota pe dijo...

-- Mau(estro), regresar al pasado siempre es dificil, como caminar de manos, lo mejor me parece es quemar las naves y hundirse en el presente. Buenisima historia con la mision cumplida de explorar nuestros miedos aniejos, los mios los he asesinado antes de que me devoren, gracias mi estimado!

la MaLquEridA dijo...

Y no es verdad que al final del día todos morimos un poco?

Cuánto tiempo tiene que pasar para que nos demos cuanta de que ya no estamos más?


Y cuánto tiempo para que los demás se empiecen a dar cuenta, de cuando dejamos de existir?...

cuánto?...

Un Hombre mirando al SudOeste dijo...

Mau:

Esta vez me dejaste en un limbo blanco y silencioso como tu protagonista... .
Quizá sea q aveces ese Silencio q tan bien describes, o no se si describes, pero me lo haces imaginar... Blanco y Puro... Aveces pienso en q ese silencio es lacerante, al punto de hacerte sangrar por los oídos... si... le temo al silencio... hoy, después de esto, mas aun...
Ese Silencio me es necesario en ocasiones, tanto como necesito de un cigarrillo, con temor por q es un nuevo clavo del ataud, pero se necesita

Xhabyra dijo...

Yeip que onda Mau, mira mira que bien leer un buen cuento tuyo.

Muchos Xhaludos.

gerapo trezoo dijo...

Prefiero no voltear al pasado, sin duda es parte de nuestro presente y futuro pero es mejor dejarlo ir para que no te consuma la vida misma.

Me encanto aunque no pude satisfacer mi morbo de saber lo ocurrido.

MauVenom dijo...

Ana

no pues yo sí entiendo lo que escribes

el pasado es un camino que más nos vale recorrer convencidos y plenos o hemos de volver a él

no debería ser pero desgraciadamente solemos dejar asuntos pendientes

tu amigo tiene razón.

Gracias por la canción!.

Besos.

MauVenom dijo...

Pato

Tú todavía no llegabas a mi blog cuando escribí algo de nombre Naves en Fuego, es justamente sobre como debemos quemar lo transcurrido para poder avanzar y encontrar nuevos horizontes, échale un ojo.

Gracias a tí por tu amable comentario, me complace que te haya gustado el cuento... yo todavía tengo algunos miedos pasados por matar.

Abrazotote.

MauVenom dijo...

Mi querida Bienquerida

ya te había dicho que últimamene tus comentarios me gustan mucho, pareces otra persona a la que estaba hace meses, son mucho más profundos ahora.

Es cierto, al final del día todos morimos un poco pero cuánto tiene que pasar para que nos demos cuanta de que ya no estamos, eso no lo sé

dependerá de lo atados que estemos al pasado, no?, de las cosas que no podamos superar.

Como ves.

Besos con harto cariño.

MauVenom dijo...

Super Xhabyro!

que bueno verte por aquí oye...

sí, tenía un rato de no publicar un cuento y ya lo extrañaba

no seguimos viendo, gracias por venir a leerme.

Abrazote.

MauVenom dijo...

SOM amigo mio

Yo creo que al silencio nos podemos acostumbrar e incluso disfrutarlo pero nunca le dejamos de temer un poco porque en algún momento significará soledad

ausencia

yo amo el silencio... pero cuando es optativo, cuando nos obligan a permanecer en él como en el cuento entonces ha de ser de lo peor que te puede pasar.

Gracias por siempre estar aquí.
Abrazo.

MauVenom dijo...

Señor Trezoo

Creo que lo ocurrido en ese pueblo será certero aún cuando dependa de la imaginación de cada lector y su propia versión

porque todos sabemos que fue terrible, que era el precio por pagar ante el error y los pasados negados

pero como le dije a Jess de que se los cargó la ch... no dudes amigo.

Que bueno que te gustó, gracias.

No mires para atrás entonces. Adelante solamente pero de vez en cuando recuerda lo que no salió bien para que no tengas que volver y repetirlo.

Abrazote fuerte.

LUMPENPO dijo...

El crimen del silencio y del olvido. Toda la última parte me pareció muy bien escrita e incluso más sentida, literariamente mejor. Me gustaría un poco de ambiente en la primera parte con algunas imágenes sombrías que me lleven como a la casa del protagonista de "Él" (película de Buñuel con Arturo de Córdoba) y sienta uno más el misterio que vaya in crescendo en lugar de la conversación larga y repetida. Perdón por el comentario, no soy crítico ni nada por el estilo, sucede que el texto me atrapó al principio y después lo sentí plano pero el final me pareció mucho mejor. El tema, aunque sí podría sonar a Aura o a Pedro Páramo, lo siento aquí renovado, el final de las venas lo distingue. Un saludo fraterno.

MauVenom dijo...

Lumpenpo

Muchas gracias por tus comentarios y opiniones sobre el texto, siempre es bueno ver a través de los ojos de otros cosas que uno no nota cuando escribe

repasaré de nuevo el texto ahora con tu punto de vista para ver mejor los hechos que me haces notar.

Efectivamente en todo lo que escribo tengo mucha influencia de las letras mexicanas del siglo pasado, me siento muy parte de ellas, totalmente identificando con el Realismo Mágico de Garro o Rulfo y desde chico muchos de los cuentos que he escrito tienen en algún momento un ambiente de un México sórdido, trágico y también onírico.

Gracias por venir y leerme, nos seguimos viendo por aquí y por allá.

Abrazote.

7 words 7 dijo...

Being not an easy lecture... it rules!

gerapo trezoo dijo...

Creo yo que cuando enfrentamos los errores del pasado y los dejamos allí, un nuevo modulo se agrega a nuestra persona, donde dejamos de ver el recuerdo como un error y termina siendo una experiencia.

MauVenom dijo...

What can I say Mr 7

I guess just a big THANK YOU.

MauVenom dijo...

Sr Trezoo

me encantó su fórmula, es totalmente cierta

esa es justamente la ventaja de la valentía

lo que enfrentamos se convierte en algo diferente a lo que era antes de encararlo.

Abrazote.

tnf25 dijo...

No se, sera por lo que estoy pasando...tendre el valor de escribir con tinta de mis venas?

muy buena historia..me dio miedo a decir verdad.

MauVenom dijo...

TNF25

No creo que sea necesario

no ahora que me imagino, estás muy a tiempo.

ANYELYT.. dijo...

Es mejor vivir sin rencores y dejar que todo se vaya y así no dejar circulos abiertos en teoria;
Pero en la práctica es muy dificil buen post niño.
SALUDOS.

MauVenom dijo...

Anyelyt

pero es difícil

porque el rencor nace de lo que no pudimos entender y sacar adelante

luego huimos

un día regresamos

y puede que sea tarde.

Como dices, mejor ser libre.

Besos, gracias por venir y leer.

Bárbara dijo...

Fantástica historia. Contra el silencio, nada mejor que la sangre. Me provocaste un cierto desasosiego ahí dentro.
Saludos.

MauVenom dijo...

Bárbara

gracias por tu visita y tu comentario...

me gusta lo que dices, nada mejor que la sangre contra el silencio

quizá la apreciación radique en si es sangre impulsora dentro de nuestro cuerpo o derramada por el error

pensaré en la primera opción nada más.

Saludos.

alejandro aparicio morales dijo...

holalaaa
hermano
me encanto tu relato
siento la voz de rùlfo
y de Chejov
me encanto
y mira que para que algo narrado me encante esta dificil eh
ajjaja
saludos
tienes un gran toque que atrae al lector y lo lleva por el sendero de tu palabra

una disculpa por comentar hasta esta hora y dìa
tu sabes los compromisos deun poeta
saludos
un abrazo
muy buena entrada lo repito

adios.

alejandro aparicio morales dijo...

holalaaa
hermano
me encanto tu relato
siento la voz de rùlfo
y de Chejov
me encanto
y mira que para que algo narrado me encante esta dificil eh
ajjaja
saludos
tienes un gran toque que atrae al lector y lo lleva por el sendero de tu palabra

una disculpa por comentar hasta esta hora y dìa
tu sabes los compromisos deun poeta
saludos
un abrazo
muy buena entrada lo repito

adios.

SÍSIFA dijo...

El destino de Fernando es el de todo escritor, los poetas somos aprendices de un vacío que hay que llenar, de un orden de causas y efectos sin sentido que hay que subvertir, somos custodios de un silencio que hay que romper para no morir, para que el mundo no muera... Somos puertas, somos los locos, los últimos en llegar... Duele. Duele ser custodio. No sabía que vos también lo eras, no sabía que podías escribir así. Este texto es simplemente genial, tan bueno que me lastimó. Y lo fatalmente irónico es que si me hubieras avisado: No vengas, porque te va a doler, no vuelvas nunca... hubiera venido igual.

MauVenom dijo...

Alejandro

tu amabilidad y las comparaciones más que sonrojarme casi me ahogan, je

te lo agradezco mucho y especialmente que te tomes el tiempo de leerme.

Un abrazo fuerte

MauVenom dijo...

Sísifa

pues me alegro que hayas vuelto

y además que me hagas consciente una vez más que lo que escribo sólo refleja lo que en realidad soy

duele ser custodio del silencio... pero la peor parte es haber propiciado que todo llegara hasta ese final de no poder cambiar nada.

Gracias por venir y por tus comentarios tan llenos de mente y otros mundos.

Besos.

Mara Jiménez dijo...

Mau: Leo tarde, pero llegó... o vuelvo, después de haber vuelto de aquel lugar inconexo al que alguna vez pertenecí. Tu relato huele a Rulfo con Macondo. Tu relato huele a destino ineludible. Me quedo con los intentos de Fernando de hallar explicación a lo inexplicable, y con el inmenso amor de Julián, al tratar de protegerlo, pero todo era inutil, hay que volver... y custodiar nuestro pasado.

Maravilloso mi Mau!

MauVenom dijo...

Mar

Gracias por tus palabras

efectivamente de vez en cuando... o debiera decir muy seguido... no puedo evitar dejarme llevar por el caminito del Realismo Mágico que tanto me ha marcado en la vida

no creo que haya tendencias que acaban o inician, creo que sólo dan la vuelta

te quedas con la parte buena del cuento y eso me da gusto.

Besos muchos.

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Debiste volver antes..... cuál es el tiempo prudente????
Hace mucho que me siento imprudente

MauVenom dijo...

Niña de los Cuentos por Pedido

Será que el tiempo prudente es aquel en el que todavía se puede hacer algo para terminar lo que dejamos imcompleto

estoy tratando de descubrirlo antes de que sea tarde

antes de que mi pueblo se vuelva fantasma y me quede solo... no vaya a ser.

Gracias por venir y leerme.