.
.

31 agosto 2009

reencuentro

por Marichuy

Después de aquel último pleito, cuando salí de tu departamento dolida, furiosa y azotando con todas mis fuerzas tu preciosa puerta de cedro rojo, esperaba que llegara el momento propicio para buscarte y explicarte las cosas; esas cosas que se me quedaron dentro, porque tú ya no quisiste escucharme. Era necesario que el tiempo pasara e hiciera su trabajo, para curarme de ese dolor. Estaba convencida de que una vez aliviada, podría verte y hablarte sin que la emoción me traicionara; con la certeza de que esta vez tú no me interrumpirías, como tantas veces lo hiciste, con tu recurrente argumento de que  la cama es el mejor sitio para dirimir diferencias, pues hablar resulta, la mayoría de las veces, una pérdida de tiempo y ese es un bien demasiado preciado para ti. Pero el momento nunca llegó o yo no supe buscarlo, a estas alturas da igual; no lo hubo y yo me quedé con mis pretendidas aclaraciones, perfectamente ensayadas... bien guardadas y he llegado a pensar que se quedarán para siempre ahí, en el remoto lugar de mi memoria donde almaceno los recuerdos dolorosos que se niegan a abandonarme. 

Por ello, encontrarte en ese bar al que ni yo misma tenía planeado acudir, era lo último que esperaba; pero el azar y la insistencia de mis amigos, me condujeron a ese insospechado encuentro contigo. Y mira lo que son las cosas, tanto desear verte y a la hora de la hora, distraída como soy, ni siquiera me había percatado de tu presencia, casi al lado nuestro; sólo hasta que Adriana, que no conoce la sutileza, me dio tremendo pellizco, fue que te vi y claro, para no ser menos que mi amiga, respondí volteando hacia tu mesa sin el menor disimulo, justo cuando tu mirabas a la nuestra. Las luces difusas no me permitieron apreciar con claridad tu primera reacción, aún así, pude adivinar, más que ver, la sorpresa revelada en tus ojos, quizá preguntándote -al igual que yo- por qué de todos los bares de la ciudad, tenía que ir precisamente a ese. Lástima que fuera un bar de jazz y no de tango, pensé, habría sido un buen toque tener de fondo musical Los mareados.


Los adioses y los finales a nadie gustan; no soy la excepción, pero esa noche descubrí que menos aún, me gustan los reencuentros. Volverte a ver fue extraño en más de un sentido. Contrario a lo que hubiera imaginado, fue tu actitud y no la mía, lo que me llenó de desconcierto. No creí que con el orgullo que te caracteriza, tendrías el desparpajo de acercarte a saludarme. En el fondo, habría sido preferible que no lo hicieras; si tu proverbial ecuanimidad nunca me gustó como ingrediente en nuestra relación, verte frente a mí, sonriendo y mirándome con ese toque de complicidad propio de quienes han pasado juntos la noche anterior, fue peor que si me hubieras ignorado. Más aún, cuando, sin perder tu sonrisa de catálogo, tuviste el aplomo para preguntarme quién era ese imbécil que estaba sentado a mi izquierda. Qué ganas de contestarte que era tu sustituto y que de imbécil no tenía nada; pero no pude mentir, así que me limité a contestarte alguna tontera acorde con tu insolencia.

No me gustó ese reencuentro, pero al mismo tiempo, me sirvió para aceptar que fue por alguna buena razón, que el anhelado momento en que yo me atrevería a buscarte para esclarecer las cosas, nunca llegó. De sólo imaginarme la escena, conmigo tratando de hacerte entender que ni tus celos ni tus dudas habían tenido razón de ser, en tanto tú estarías mirándome como solías hacerlo cuando lo que me escuchabas decir no te gustaba, fingiéndote ecuánime, empecinado en tu negativa a creerme y callado, exasperantemente callado... doy gracias a la providencia, al azar o lo que haya sido que lo impidió. Bien sé que en el fondo deseaba esa entrevista aclaratoria, más por mí que por ti; por alguna razón, quizá la soberbia o algún romanticismo estúpido e infantil, sigue doliéndome haber quedado como la traidora de esa mala película en que acabó convirtiéndose lo nuestro. Una ironía más, mi manía de ver todo como en el plano de una película, mi deformación cinematográfica que a menudo me conduce a enfocar los hechos de mi vida desde la óptica fílmica, acabó volviéndose en mi contra: nuestro amor -de alguna forma tengo que llamarlo- al final sólo fue como un film sin género definido, a medio camino entre el cine erótico y el melodrama semi-lacrimógeno, aunque en él... la única que llorara (y hablara) fuera yo. 

Terminar de mala manera y dejando más de un equívoco sin aclarar, ha sido difícil de superar; te he escrito como una docena de cartas intentando diversas explicaciones, cartas que por supuesto jamás te enviaré. Para qué, si nunca te gustaron las cartas; decías que hacerlas era una costumbre tan anticuada como inútil, buena para el siglo XIX, pero no para el actual. Quién tiene tiempo de leer cartas, solías completar. Tú no, desde luego. Por eso no te escribiré ni una más y por eso, acabo de aceptar que ya no requiero aclaración o vindicación alguna; habré de acostumbrarme a mi nuevo papel de la mala de la pelicula, ya estuvo bien de sufridas lloronas.
 MJ

89 comentarios:

Otro lector que no tiene blog dijo...

Permítame decirle escribidora sin afán de ofender, que usted, se limita y se censura por cuenta propia.

Hoy su relato decayó a comparación del previo.

Por un momento creí que “vería” la fotografía (ya que se trató de relato ¿verdad?) de la protagonista y su amiga y colado sin invitación a la foto, el antagonista. Entonces, a partir de esa imagen en el bar y bien lograda en letras, usted nos involucraba poco a poco o de un tirón, al meollo de todo. Pero no.

Aún así tengo que decir que pese a tener algunas cacofonías, su narrativa es fluida pero cae hacia los “lugares comunes”, como este: “acostumbrarme a mi nuevo papel de la mala de la película”.

Estoy de acuerdo que lo trillado tiene salvación si se cuenta de forma creativa.

Le propongo que el "reencuentro" se reencuentre con su escritora.

chilangoleon dijo...

otro=lector=pelele=que=se=cree=critico=
literario

chilangoleon dijo...

le=hiubieras=soltado=uno=de=esos=super=
desplantes=que=solo=ustedes=las=mujeres=
saben=hacer=-marichuy=que=cuando=
estuviera=a=20=cm=de=donde=tu=te=
levantaras=a=saludar=a=otra=persona=(o=
fingir=presentandote=tu)=al=banio=o=
simplemente=saliendo=como="a=fumar"
=pero=como=no=eres=maleducada=
preferiste=dejar=que=se=acercara=jeje=
al=menos=ignorarlo=unos=segundos=
hubiera=sido=mejor=o=un=
"que=haces=aqui?"=yo=a=una=perfida=
enganiona=(esa=si=fue=mala=deverdad)=me=
la=encontre=una=maniana=mientras=andaba=
yo=en=bici=la=alcance=la=detuve=y=alli=
ismo=le=reclame=todo=lo=que=no=habia=
podido=por=escurridiza=(la=sabandija)=
y=la[deje=postrada=en=la=banqueta=con=
las=manos=tapando=su=cara=asintiendo=
rodos=y=cada=uno=de=mis=argumentos=
quizas=llorando=(ya=no=se=porque=me=
subi=a=mi=bici=y=continue=mi=paseo)=jeje

Doctor Gurma dijo...

Ya comenté lo circunstancial a los reencuentros con antigu@s enamorad@s en tu blog adorada y admirada Marichuy. Este relato contiene una alta dosis de realismo. El tipo confiado en que comportarse como patán inquiriendo con pretendida seguridad va a dar aire de solvencia y la chica que termina de desangelarse de ese enamoramiento de antaño y qué decir de la amiga... Así suceden las cosas, tal cual, así solemos expresarnos cuando la emoción nos gana y tratamos de recapitular un episodio como éste. Si lo estructuramos demasiado, corremos el peligro de sacar un texto tan exquisito que deshumanice a los protagonistas. No obstante no ser punk sino headbanger, opino muy similar a Chilangoleón.
Gracias por el texto.
Besos amorosos sin nostalgias ni enamoramientos adorada y admirada Marichuy

jess dijo...

Creo que las coincidencias se dan para bien o para mal.

Por alguna otra, tus protagonistas tuvieron alguna historia increible detrás del reencuentro.

Yo la verdad es que he tenido reencuentros con EL chico de mi vida, y hasta salgo con él y su actual novia y no pasa nada... Pero no podría reencontrarme nunca más con aquél niño que conoció mi lado irracional.

"Ellos las prefieren malas..." jijiji.... y rubias, y sexys, y anoréxicas, y ... jajajaja.
:P

Lindo inicio de semana marichuy!

Pelusa dijo...

Siempre he pensado que las aclaraciones no sirven para nada, que lo unico que hacen es complicarlo todo aun mas. Por eso me alegro que tu protagonista no haya encontrado el momento para hacerlo.
Y si, los reencuentros mejor evitarlos. Siempre son dolorosos y nunca salimos bien paradas...
Buen relato para recordar lo importante un lunes!
Besos!

Ivanius dijo...

Muchas cartas como ésta quedan en el sobre o en un cajón, tras cumplir (sin llegar a destino) su cometido catártico. El personaje lo sabe (y su ignoto destinatario seguramente también). Romper esa frontera daría pie a un pleito que arruinaría la catarsis, o podría convertirse en una escena de telenovela. Lo prefiero así, introspectivo, y con un final equivalente al suspiro de alivio.

Mara Jiménez dijo...

Marichuy: hasta coraje me dio con el interfecto! Y es que al parecer, la testosterona entorpece los recuerdos, y da una visión del mundo bastante distorsionada, jaja. Yo alguna vez también estuve en una de esas relaciones donde todo lo que se tenía que decir, lo decía yo... el día que se me agotaron las palabras, me di cuenta de lo bien que me entendía a mi misma. Un beso.

Ana dijo...

Hola Marichuy!
un reencuentro con el pasado del cual la memoria evita salir...
cuantas veces se dejan frases pensadas y las cuales crees que diras buscando el momento oportuno y este nunca llega...
seria bueno que todos los reencuentros fueran como el que tu expones... sin previo aviso... ya que ahi dejamos lo mejor de nosotros por que no esta planeado
dicen que cuando las cosas no se planean tiene mejores resultados y esta vez si fue asi
un abrazo y buen inicio de semana
=D

Champy dijo...

Yo y mis entregas.

1a. Debo confesar que nomás venía a ver lo que te comenté hace rato, pero eso que venía a ver me soltó carcajadas y me entretuve.

No te he leído, ni era mi intención, pero ahora si lo voy a hacer, y al rato regreso.

Me aprece que después de esto no es necesario....aunque...

Por allá.

2046

EMN dijo...

Quién no tiene tiempo para leer una carta ??!!

Definitivamente tiene que ser alguien a quién no le guste la verdad y se excuda de no gustarle leer ni escribir una carta..

Pues escribiendo es más fácil ser honesto y dejar bine las cosas sobre la mesa...

saludos

marichuy dijo...

Lector que no tiene blog

Le agradezco su tiempo y su comentario. Primero que nada, debo aclarar que este texto no es un relato, es una carta; lo cual, desde luego, no lo exime de sus observaciones.

Estoy de acuerdo en que este texto carece de la emotividad del -aquel sí relato- sobre el exiliado; me cuesta más hablar en primera persona que hacerlo sobre terceros (autocensura, quizá)

Sobre los lugares comunes, no tengo nada que objetarle; acaso que su conceptualización debió ir mucho más allá de lo que atañe a mi expresión escrita, pues ese concepto define bien aquello en que terminó convertida la relación motivo de esta misiva.

Un escritor -cosa que no soy desde luego- debe tener la capacidad para retratar la historia más trillada (como son casi todas las historias de amor) de la forma menos trillada posible. Nada que obstarle aquí; acaso concordar con usted en que quizá, el trabajo persistente pueda ayudar a mejorar estos aspectos y a suplir las limitaciones inherentess.

Reciba un saludo

Jolie dijo...

Marichuy

el mal de amores no se cura, no creo que eso pase con el tiempo como si bebieramos un trago en algún bar... y el azar siempre juega


yo como buena sufrida y llorona (ah y además pesimista) dudo que tenga un dia suficiente valor

el tiempo no cura, lo he constatado... convencerme hoy resulta poco práctico a veces resulta mejor resignarse hablar y ver a alguien que significa tanto dudo ... dudo que la emoción no venga a traicionar de pronto.

seduce ser la mala de la pelicula
tal vez un dia me anime mientras tanto ... fingire curarme de mi mal amor logrado

Anónimo dijo...

Soy un lector más que sí tiene blog (disculpe, estimada Marichuy, pero mis comentarios los realizaré en su blog):

Disculpe, colega crítico literario que no tiene blog ¿por qué no se va a hacer catarsis en letras libres o en algún sitio donde no esté jeringando a la gente? Porque su papel de "troll culto" es ciertamente patético. No quiero ni imaginármelo detrás de la pantalla, esos ejercicios mentales los reservo para la gente que no recurre al recurso barato de exhibirse como el bicho castrante en una vitrina (en este caso, en una retina).

Espero que estos párrafos hayan saciado su sed de atención y se vaya al país de Oz en busca de un cerebro.

Gracias.

e. r. dijo...

Hola, Marichuy!
Al final, la narradora le escribió la carta.
Un gusto leerte.
Saludos

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Me suena, me suena, me gustasn las cartas, escribirlas y recibirlas pero justo ahora no podría más que plasmar sapos y sanguijuelas

MauVenom dijo...

Me gusta especialmente el hecho de que ella no se de cuenta de su presencia en el bar

cuando terminamos relaciones después ensayamos mil conversaciones y disputas que el destino se encarga de disolver en bromas y casualidades tontas

pero es mejor así

la realidad se vuelve tan ... "real"... que todo el histrionismo se nos va por el caño y al final los dos pierden y ganan un poco

pero nos liberamos de alguna manera, nos damos cuenta que no hay más que seguir sin cargar la sombra del otro.

marichuy dijo...

Chilango

En la próxima historia, trataré de retratar a una bitchie comme il faut; pero creo que en esta carta, la cosa no iba por ahí.

Ay Chilly, tú eres como bipolar, del romanticismo idealista a la frialdad más brutal y sin morir en el intento. Cuando sea grande quiero ser así.

Besitos

marichuy dijo...

Doctor

Cómo me dijiste allá? “De princesas sin encantar y príncipes desencantados, está lleno el mundo, pseudoamoroso".
Y por eso les (nos) va como les (nos) va.

Nada me gustaría más, que poder escribir textos exquisitos; lamentablemente, entre desearlo y lograrlo hay una enorme distancia.

Un beso

jota pe dijo...

-- simon! al carajo los lloriqueos, te invito a un bar de esos de tango, de tangas o de puros tragos! Me encanta cuando cuando cambias de narradora, esta mas desenfadada la deberias dejar hablar mas! Besos Marichuy!

Dilbertina dijo...

Marichuy, yo cómo tu alguna vez esperé encontrarme de nuevo con aquel viejo amor, se dieron toda clase de reencuentros, se dieron al igual que el tuyo en situaciones poco esperadas, solo cuando por fin logramos cerrar los círculos estos encuentros ya no causan daño. Aún creo chiquita que te faltarán más encuentros con él, aún quedará muchas cartas por escribir, guárdalas, guarda fotos, y recuerdos, en el ultimo rincón de tus tesoros, un día cuando te sientas que has pasado por todas las cosas más difíciles, hayas podido perdonarte por permitir, por no hacer, por no haber dicho la palabra correcta, cuando por fin puedas decir adiós, abre esa caja y veras en ella cosas de ti que te han hecho crecer. Son duelos que duelen, pero no hay nadie que aguante 100 años, ¿las personas nos encontramos al azar? No lo creo, nos encontramos para aprender, eso que te hizo escribir, ese encuentro, es para crecer, no te enojes por no haber podido contestar o decirle todo el daño que te causo, no te castigues mucho en verdad, un día te lo volverás a encontrar, tal vez en una esquina, y ese día tal vez seas tu la que sonrías porqué ya no te dolerá más. Acéptalo como un duelo, acéptalo como un aprendizaje y sobre todo piensa que nadie es el malo del cuento, o de la película, solo somos seres humanos llenos de defectos y de muchas cosas por aprender, el encuentro no fue casual, fue algo que tenías que vivir, se que hoy te sientes mal, y mañana tal vez peor, pero piensa que en un tiempo te sentirás bien de no haber dejado de ser tu en ese encuentro.

Dilbertina

marichuy dijo...

Jess

Coincidencias, azares y hasta manipulaciones de otros, nos llevan a estos reencuentros.

Yo me reconozco poco ecuánime para una hazaña semejante a la tuya; claro que puedo ver a una ex pareja, una digamos poco trascendental; pero no a "la ex pareja de mi vida" y mucho menos, departir en compañía de su actual acompañante. No podría.

Saludos y gracias por tu comentario

marichuy dijo...

Mara

Es cierto, a veces parece que una habla sola. Pero sabes? creo que eso va más allá de la testosterona; me parece que en el fondo se trata de una real, y muy es una triste, incapacidad para expresar amor de otra forma que no sea la carnal (algo que no es exclusivo de hombres).

Qué casualidad, yo también me entiendo bien conmigo misma, jeje

Un beso

marichuy dijo...

Pelusita,

Yo soy de esas necias que no se quedan a gusto cuando existen malentendidos; simplemente no puedo estar conmigo. Creo que a la autora de esta carta, lo que le pasó fue que el reencuentro fue tan desconsolador, que todas sus ganas de esclarecer equívocos... se le esfumaron.

Un beso y gracias

marichuy dijo...

Ivanius

El ignoto destinatario -llamémosle así-, no querría leerla; bien decía que esa costumbre decimonónica no encajaba con el mundo a gran velocidad en que vivimos hoy... como si hablara del TGV (el tren de gran velocidad).

Y tienes razón, no hay como vivir la catarsis; sea que las cartas se queden sin enviar, las más de las veces, o que en algún ocasión si se manden a su destinatario.

Saludos y gracias

marichuy dijo...

Ay Champy, yo sé que esto de las cartas de amor no es tu fascinación, precisamente; así que te agradezco el esfuerzo (aunque sea otro a quien hayas venido a leer, ups).

Besos

marichuy dijo...

EMN

Me creerías si te dijera que conozco a varios que detestan la comunicación epistolar por considerarla cursi y pasada de moda?

Pero es cierto, no resulta fácil vaciar en una carta sentimientos contradictorios, y quizá por ello, menos sencillo leerlos, porque es como si te restregaran en la cara esas verdades.

Saludos y gracias por tu comentario

marichuy dijo...

Jolie

Bueno, magia no es; ni resulta simple. Pero el tiempo, si ayuda; de hecho, me parece que a la larga es lo que mejor funciona.

Ahora bien, sobre que nos gane la emoción, estoy completamente de acuerdo contigo; por eso uno siempre evita hablar cuando las ruptura está reciente.

Gracias por tu comentario
Un beso

marichuy dijo...

Anónimo

Como su comentario no va dirigido a mí, esperaré a saber su identidad en caso de que decida darla a conocer, en el caso de que visite mi blog. Sólo me atrevería decirle que "Letras Libres", hace rato dejó de significar algo para mí.

marichuy dijo...

Ever

Digamos que esta fue la última... más las varias docenas, que, sospecho, tenía guardadas en el cajón.

Gracias por pasar acá, Ever
Saludos

marichuy dijo...

Estimada cuentista

Bueno, quizá no harías una carta muy romántica, pero el efecto catártico estaría garantizado.

Saludos y gracias

marichuy dijo...

Mau

El hombre propone, Dios dispone, pero luego viene el Diablo y todo lo descompone.

Así le pasó a esta mujer, tanto ensayar sus discursos para que al final de cuentas ese encuentro nunca se diera; al menos no en las condiciones que ella hubiera deseado.

Quizá, no lo sé, lo que ella buscaba era esclarecer las cosas para que ninguna de las partes guardara resentimientos. Cosa difícil, cuando una relación ha sido tan intensa, a pesar de todos los pesares, siempre quedará por ahí una sensación similar al resentimiento.

Gracias por tu comentario

Sonia. dijo...

la de veces que me pase imaginando reencuentros!!... jajaja todos siempre ami favor por supuesto el factor sorpresa lo domino por completo en las situaciones de mi mente.

Cuando en realidad todo pasa... justamente como es preciso que pase.

Me encanta cuando me identifico con tus palabras, me suenan tan bonito.

un besote nena!

marichuy dijo...

Ana

Un montón de veces, mi querida Ana; me atrevería a decir que las más, porque de tanto esperar el momento oportuno para hablarlo, luego sucede que se te pasa sin que lo notes.

Un abrazo y gracias

marichuy dijo...

Querida Dilbetian

Ay amiga, tú que no me quieres creer que esta historia -como me decía alguien que vino a leer y no comentó- "también le sucedió a la prima de una amiga”

Sabes? Tratando de imaginar lo que pudo pasara entre ambos, pienso que cerrar círculos no será sencillo. Qué escalofriantes pueden ser el orgullo y la soberbia y qué terrible, esa persistente terquedad en no mostrar sentimientos.

Peor tienes razón, c’est la vie y así hay que vivirla... porque no hay otra.

Te agradezco mucho tu comentario
Un abrazo

marichuy dijo...

Jota-pechocho

Tú crees que debemos dejar que esta narradora se suelte más? ¿qué tal que se nos desbalaga? Yo la contengo, porque la conozco y sé que cuando se deja llevar por su intensidad... líbrenos Dios¡!

Pero veré qué puedo hacer.

Gracias por tu comentario

Un beso

marichuy dijo...

"por supuesto el factor sorpresa lo domino por completo en las situaciones de mi mente"

Sonia

Me encantas, hasta parece que somos medio parientas. En nuestra cabecita las cosas siempre se resuelven a nuestro favor… lástima que luego aparezca la realidad y nos de un mazazo

Me agrada, y te agradezco, que encuentres algún punto de identidad con mis desordenadas divagaciones.

Un beso y gracias

Abraxas dijo...

Son re chistosetes los "crìticos literarios" en este blog...

karenina dijo...

holahola marichuy! mal plan los reencuentros son hasta cierto punto incomodos más cuando círculo de emociones y energía no se completo con la persona en cuestión, aunque con dos personas civilizadas se disfruta en ocasiones los reencuentros, ah! y no hagas caso al primer comment marichuy el quehacer de la escritura es distractor, sanador; de muy buena terapia, además da gusto leerte y lo importante es que en cada texto hay cierta identificación que importa la métrica o reglas que impongan...seguro habemos gente que te seguiremos leyendo aqui o allá...abrazote!



que bien te hizo esa sacudida de agosto en día de frío y lluvia...lindo post!

marichuy dijo...

Abraxas

Decía mi nunca bien amado François Truffaut, que todos tenemos dos profesiones: la propia y la de críticos de cine. Creo que ese concepto bien podemos extenderlo a las demás "expresiones artísticas" del ser humano.

Saludos

marichuy dijo...

Karenina

Por lo que veo, los reencuentros no son (con excepción de Jess que es muy civilizada) muy populares; en mi blog me dejaron un comentario (un escritor por cierto) que más o menos dice así:

"El misterio del reencuentro de un hombre y una mujer está en el poder insuperable de su curiosidad masoquista."

Pero creo que a veces -sólo a veces- es importante aclarar cosas.

Un abrazo y gracias por tu comentario

Champy dijo...

Caes gorda sangrona!

Si vengo es por ti y solo por ti y nada mas por ti! y te que reconsta!

Lo demás es wuasa, muy sabrosa en ocasiones, ideologías y pensamientos y afinidades y coincidencias y champignonadas, pero mi lealtad es a ti.

Ok.

Ya se me olvidó que te dije ayer pero no le aunque.

Respecto a lo que se dice por aqui y por allá, y va mi hocicote por delante:

COMADRITA Querida: El mas grave error de nuestra izquierda y de todas las izquierdas del mundo, es cerrarnos ante eso que está, si está de manera propostiva saquemosle provecho, y si no ignoremoslo, el pedo es identificar lo uno ú lo otro.

Tu altura es evidenciada por la madurez de tu respuesta-planteamiento, siguete a ti misma, los lineamientos yo me los paso por donde hago gozar a los hombres.

Pero lo mas efectivo es en definitiva el libre albedrío, en champignón, hazlo que te de tu rechingada gana, que yo te voy a echar porras.

Rspecto a mi postura ante las cartas....... outch, duele, y aqui no soy precisamente poderoso así que me lo brinco.

Ahora tu meollo.

Es tán fácil opinar y aconsejar y decir: Hubieras! Que yo por eso amo a la Orata Lola, que se las ingenia para hacer el hubiera realidad 2046 veces hasta acabar feliz con su principe (mi papito-trompudo) azul, los lugares comunes, las desgracias ajenas y los desgraciados propios, son eso, comunes hoy en día, vivimos en un mundo caótico vidas cíclicas, el considerar extraordinario una vida propia nos hace mas mediocres que nuestro paso por ella.....la actitud tomada hacia el final pareciera preambulo de algo grande.

Si le sucedió a tu amiga, hazme el tremendisimo favor de platicarme que fue de ella, a cuantos hombres devoró, cuantas vidas desgració, si dejó de sufrir fue por convicción ó por conveniencia?

Si las cartas no son muy mi hit, bien sabes que las vidas de estas tremendas (cabronas) mujeres me pueden desquiciar tremendamente.....Hay una misteriosa mujer en los puertos orientales cuyo objetivo en la vida es acabar con hombres que se burlan de las de su género, dicen, que en su mano izquierda porta un guante negro. Ah, es experta jugando naipes, pero ella prefiere jugar con los hombres.

2046

Champy dijo...

Y no le aunque que yo tambien sea un pelele, que al cabo que ni me importa.

2046

Champy dijo...

Beno la verdad la verdad la verdad si me importa mucho, pero como aqui nomás soy tu pelele no hay tos.

2046

Otro lector más que no tiene blog dijo...

Tiene fans aguerridos que no vienen únicamente a patalear y a decir sandeces; la felicito por eso.

Quiero decirle que la escritura es un trabajo angustioso pero no deja de ser sensacional, ¿verdad?.
Le gusta, por eso se arriesgó a entrar a este blog colectivo literario.

No necesito ir a Letras Libres a editar, haya tienen quien lo realice, y los que escriben ahí han superado puntos básicos y avanzados que los que escriben aquí (no todos) ni idea tienen.

Vencer el problema de la escritura es tan emocionante y alegra tanto, que cuando se logra descubrimos que valió la pena TODO, incluyendo comentarios o puntos de vista (más no críticas, yo no soy crítico literario) corrosivos, impertinentes, ácidos, etc.

Creer que lo hacemos bien (escribir) y cerrar ojos y oídos es de mentes soberbias y cortas no meritorias de este oficio. Ese tipo de personalidades se queda ahí, en el intento, rumiando sus sueños de escribano.

Espero su siguiente relato, cuento, carta, ensayo, o lo que desee escribir.

chilangoleon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
chilangoleon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
chilangoleon dijo...

"haya tienen quien lo=realice"
=el="critico=literario"=resulto=un=
analfabeta=con=titulo=honorifico=jaja

Canalla dijo...

Bueno, Marichuy. Mejor guardarnos para otra vida -como dirías tú- las aclaraciones, que perder un minuto más de posible felicidad en un más que probable desencuentro. Cuando me preguntaron una vez "¿qué haces aquí con esta idiota?" contesté: "lo que con otra menos idiota fue imposible" Besos, hartos.

Champy dijo...

bueno COMADRITA tu sigue y escucha a quien te de tu chi, menos a queines se precien de ser y no distingan.

El Sensei es diestro para muchoas cosas, y ve con que tino acierta.

Me sumo a su burla.

JAJA

2046

Anónimo dijo...

Otro lector con blog escribió:

Las proyecciones personales en las letras son fascinantes; dudo que para los "escribidores y literaturos" el ejercicio mental que implica la escritura implique angustia: salvo que la corteza cerebral sea más delgada que la corteza de una telera de panadería de barrio.

Por supuesto que no necesita ir a "letras libres" a editar, pero creo que el puesto de barrendero está vacante.

Dado que el puesto de crítico literario y crítico de cine son de amplia difusión, no me explayaré en este asunto.

Perfecto desconocido: Si no tiene nada mejor que hacer que realizar catarsis de complejos personales a través de un teclado, lo invito cordialmente a que realice paseos por los despachos de los M.P. del D.F., para que conviva con los de su especie: Homo Sopes.

Por otra parte, estimada Marichuy, el universo está lleno de materia obscura. Usted sabe.

Saludos cordiales al resto de lectores virtuales.

Otro lector más que no tiene blog dijo...

No señor con blog y seguramente participante de este colectivo.
Está usted equivocado.

Rosario Ferré fue la que mencionó que para todo escritor, la escritura es un trabajo angustioso pero se disfruta (palabras más, palabras menos).
Angustioso porque en algún momento el texto tendrá que pasar por los ojos del editor y del corrector de estilo, y a ningún escritor le gustaría estar presente cuando están corrigiendo tildes, estructuras de enunciados, conjugaciones de su novela, cuento, etc.
El orgullo del escritor por supuesto, de eso se trata lo que mencioné antes.

Usted se ofende ¿por qué?
Es más fácil eso que aceptar los errores.
¿Teme que lea el suyo y lo saque de sus casillas?
No sé preocupe, mis comentarios no ofenden, sólo lastiman orgullos y vanidades.

marichuy dijo...

Queridísimo Champy

Jajá, me haces reír (mejor eso y no llorar) con tu paralelismo entre los vicios blogueriles y la cerrazón de la izquierda. Ni cómo defender lo indefendible, acaso acotar que dicha cerrazón es característica de todas las corrientes políticas de este país, ¿o me vas a decir que la derecha católica gobernante sí es muy abierta a la crítica?

Sobre a quién sucedió esto; querido, da igual si fue a "la prima de una amiga mía" o a tu comadre favorita; el caso es que es real, tan trillado como real. Cómo le fue? Bueno, a grandes rasgos puedo decirte que comprobó que en estos tiempos globalizados y plásticos, de amor ya casi nadie se muere.

Sobre seguir consejas, tomar lo que te enriquezca y desechar lo que no; esa es enseñanza de mi sagrada abuela (que no siempre le haga yo caso, es otro cantar, pero de que lo sé, pues lo sé).

Ni hablar, uno se mete en esto por su gusto, a veces sin dimensionar que todo lo que diga, de una u otra forma, estará sujeto a un tamiz. Y es que, parafraseando a la escritora Amélie Nothomb, bloguear es una de las cosas más impúdicas que pueden existir.

Es una pena que la comunicación epistolar no sea tu hit, pues yo aspiro a revivirla; me parece una de las formas literarias más bellas (también, de las más impúdicas)

Besos y muchas gracias por venirme a leer y comentar

marichuy dijo...

Lector que no tiene blog

Yo también me felicito por tener los amigos virtuales que tengo.

El quid está ahí precisamente, en vencer la escritura, como usted dice; en superar errores largamente arraigados.

Y claro que me gusta esto de la "escritura", lo cual de ninguna manera significa que yo me sienta escritora. Ni mucho menos que me crea, lo que sé no es cierto. Como decía un pequeño personaje de historieta, Miguelito de Mafalda: nada como que uno sea consciente de sus propias limitaciones.

Saludos

marichuy dijo...

Canalla

Jajá, lástima que a la protagonista de esta epístola, no se le ocurrió semejante respuesta, porque tienes el teclado lleno de razón.

En cuanto a mi dicho "en mi otra vida"; no sé si hablemos del mismo plano existencial. Cuando yo te digo (con absoluta sinceridad; total, si lo sabe Dios que lo sepa el mundo) que "en mi otra vida quiero escribir así como tú", me refiero a que sólo reencarnando o volviendo a nacer, tendría una minúscula posibilidad de lograrlo.

Besos... todos (espero que tus fans no se me enojen)

marichuy dijo...

Chilly

Sabes? A veces temo ser disléxica, así que ni cara para criticar gazapos que a cualquiera le suceden.

Besitos

marichuy dijo...

Champy

Qué bueno que no me aconsejas "seguir a mi corazón", porque entonces sí, seguro iba a tomar la decisión menos razonable.

Besos otra vez

Anónimo dijo...

No, lo que me saca de mis casillas es que los acentos se coloquen donde no deben: los homógrafos que no son sinónimos, como "se" y "sé". Pero para realizar esto se requiere conocimientos de contexto, no pasar los textos por el corrector de ortografía automático.

Sí, tengo la suficiente soberbia para no recurrir a recursos baratos. Le diría que abriese un blog para deslumbrarnos con la majestuosidad impecable de sus letras, pero sé que su intención primigenia no difiere mucho de los berrinches de un preescolar. Le brindé un poco de atención, sólo para que aprecie mi magnificencia.


Y puesto que no deseo que este espacio se convienta en un patético "dime y direte", ocupando el espacio de comentarios con retroalimentación positiva -en sentido metafórico y hasta biológico- por mi parte es todo.

Saludos de lejos.

marichuy dijo...

Anónimo

Creo que la que debe estar agradecida aquí, soy yo; son los comentarios (corrosivos, impertinentes, ácidos, amables, etc.) los que enriquecen a un texto, por menor que sea (como sucede en este caso).

Y de oscuridades (varias), algo sé; en todas partes las hay, como bien apunta usted.

Más allá del giro que este intercambio haya tomado, le agradezco su interés y tiempo.

Anónimo dijo...

Estimada Madame:

Debo confesar que azuzar entes es uno de mis hobbies: qué puedo decirle, tomar una varita y picotear bichos es una etapa no superada de mi vida, especialmente cuando molestan a una persona finísima como usted.

Atte.

Anónimo que lee el manual de Garreño (¡oh, perdón! ése es el de mi gato, el mío es el de Carreño).

Wittgenstein, el Positivista Lógico dijo...

No leí mas que los primeros comentarios ya que me parece, a mi humilde parecer, que la conversación rápidamente degeneró en sandeces. Sin embargo, permítanme expresar mi modesta opinión, primero sobre el desarrollo de esta conversación entre escritora y su público, y luego sobre el relato.

No creo que haya nada malo con la crítica constructiva siempre y cuando sea bien intencionada. Me sorprenden sin embargo los defensores electrónicos que vienen al rescate inmediato de nuestra escritora dama. Supongo que es una manera de compensar por algo - los e-defensores lo sabrán.

Marichuy, tu relato me pareció adecuado, la prosa bien trabajada, y tu párrafo final, elegante. Mi único comentario sería que, como observó alguna vez un amigo mío, las mujeres tienden a escribir demasiado sobre sus sentimientos y a ignorar un panorama más amplio que explotar creativamente.

Vuelvo a reiterar, sería un agradable cambio de ritmo si algún dia nos sorprendieran con un relato con notas de humor e ironía en vez de seguir redundando en la tragedia personal.

En resumen, en la escala Wittgenstein del 1 al 10 que ya he mencionado aquí, califico esta aportación con un 8, principalmente por su fácil lectura.

el7palabras dijo...

Ah. Es Mafalda.

Fin

el7palabras dijo...

*cof*
Oiga Marichuy, usted despierta pasiones. Ya entra en el territorio de las musas; a sus costillas mucha tinta -bueno, en este caso teclazos- mucha pasión, la gente toma partidos, los ánimos se exaltan, se pelan los dientes unos a otros...
Oiga, es usted una roquestarr; bueno write-star, letter-star, o estrellita marinera, for that matter.

Además, el donaire.
Jolines.
¿Es usted torera o ballerina en sus ratos libres?

Ramo de violetas para usted.

marichuy dijo...

Wittgenstein, el Positivista Lógico

Touché, las mujeres -no todas, desde luego- si tendemos a escribir (mucho) sobre nuestros sentimientos, pasiones etc. Quizá sea genético, pero creo que puede remediarse... espero; la ironía (bien trabajada como dices) me gusta.

Saludos y gracias por tu comentario

marichuy dijo...

Don Siete Palabras

Jajá, nada de eso mi estimado; ni rock estar, ni torera, ni bailarina (y no sabe como me habría gustado ser esto último... para bailar con Nureyev).

Sobre las pasiones, qué le puedo decir; creo que no es para tanto. Pero debo reconocer que un intercambio virtual como ha sido este, resulta todo... menos aburrido, no le parece?

Gracias por las Violetas

gerapo trezoo dijo...

Todavía recuerdo mi ultimo reencuentro, jaja, no podía dejar de comer chicharrones por la alta dosis de adrenalina q no tenia escape, lo ecuánime no fue lo mio ese día, el ensayo se fue al carajo.

No siempre tenemos que quedar bien con las exparejas, tal vez ni somos buenas personas para q eso pase, si lo somos y el ex es un patan, no vale la pena.

chilangoleon dijo...

ni=tan=positivista=el=pelele=logico=con=
eso=de=que=le=sorprende=la=defensa=de=
los="e-defensores"=pues=defender=es=tan=
positivo=como=crirticar=yo=ataco=a=quien=
se=me=la=gana=y=la="certificacion"=de=mis=
intenciones=me=valen=sorbete

Champy dijo...

La derecha católica y no católica es retrograda disfuncional corrupta incapaz torpe pelela mocha falsa y espuria, pero esa no me preocupa, por mi que se muera, la que me interesa es la izquierda, y es la que me duele, las demás corrientes por mi que se las lleve el fecal entre las patas, que al cabo que ya se a donde va ese idiota.

Ay amiguita presentame a ese personaje tan interesante, sea quien sea, y "haiga sido como haiga sido", su vida vale más por estas experiencias, con hubieras y sin ellos.


y al rato vengo por que me aclaman.

2046

A mi de bloguear me gusta que he hecho amigos maravillosos y

Kyuuketsuki dijo...

Pues no. Veo que fue algo difícil, efectivamente; pero afortunadamente (en mi caso) he tenido dos reencuentros y ambos han sido muy buenos. Es duro... pero también es un alivio darte cuenta de que las cosas no estaban tan mal después de todo. Ojalá pudieras compartir esa experiencia después, pero se que es algo que no se puede esperar.

Champy dijo...

Hace rato me interrumpieron unas firmas urgentes (soy neoliberal de pacotilla por necesidad!....pinche materialismo COMADRITA).

En que me quedé?

Ah si, en lo las impudicias!

Te decía que yo estoy en esto por ti, y cada que "haiga" que restregartelo te lo restregaré, es adictivo, para mi terapéutico y muy entretenido, he establecido amistades sólidas y duraderas, he conocido mentes muy brillantes y he cariños enormes.

Y cada que me "reencuentro" con ustedes renazco.

2046


PS1
Para defenderte tengo perfectamente claro que te puedes defender sola, si meto mi cuchara es por solidaridad, si defenderte se tratara, nadie se la acababa.


PS2
Y a mi no me certifica ni mi chingada madre, soy autónomo por naturaleza, solito pago mis tarjetas de crédito.

2046 Besos Totales

Champy dijo...

Ay sme anda pasando el PS mas importante.

PS3

ya te lo dije y te lo reitero, se que a ti te gusta esto en serio, y tienes lo importante, escucha y lee con atención los consejos propositivos, saca provecho, no caigas en poses estupidas y orejonas de: "ni los veo ni los oigo" NOP, otorgales el valor que tu intuición de te indique.

2046 y ya bye.

Anónimo dijo...

"Ya la idea de querer explicar una costumbre -la muerte del sacerdote-rey, por ejemplo- me parece fuera de lugar. Todo lo que hace Frazer es reducirla a algo que sea plausible a hombres que piensan como él. Es del todo extraño que todas estas costumbres se expongan, por decirlo de alguna manera, como tonterías. Y es que nunca es plausible que los hombres hagan todo esto por pura imbecilidad."

"Bemerkungen über Frazers The Golden Bough ". (1967, art. en la revista Synthese, vol. XVII)

Esto es Wittgenstein, señores, y no tonterías.

marichuy dijo...

Chillly

¿Qué cosa es eso de la “certificación de tus intenciones”? ¿A poco hasta eso hay que certificar?

Saludos

marichuy dijo...

Gerapo

A causa del nerviosismo/ansiedad, uno hace cada cosa…

Pienso que si la ex pareja es un patán, ni al caso pretender un reencuentro.

Saludos y gracias

marichuy dijo...

Champy

Quieres que te la presente?

Ups, déjame ver si logro contactarla...

De acuerdo, si yo soy en parte responsable de tus impudicias bloguera, lo asumo querido.

Sobre “la certificación” de las opiniones; te repito lo mismo que le decía a Chilly: ni idea tenía que debían certificarse.

“no caigas en poses estúpidas y orejonas de: 'ni los veo ni los oigo' NOP, otórgales el valor que tu intuición de te indique.”

Eso intentaré, aunque temo que en ocasiones mi intuición pueda ser errónea, quiero pensar que no soy tan soberbia (nomás lo normal), para no agradecer las buenas ideas vertidas por quienes han hecho el favor de comentar aquí.

Besotes y gracias

marichuy dijo...

Kyuuketsuki

Te decía en mi blog, que no todos podemos ser tan ecuánimes; en ocasiones, nos gana la emoción.

No obstante el desenlace de esta historia (lo que deja ver la misiva), pienso que la experiencia fue más esclarecedora que dañina.

Saludos y muchas gracias por comentar

marichuy dijo...

Anónimo

Gracias por compartirnos esa cita de Wittgenstein.

Hermes dijo...

Sigh...

Si mi presente relación se fuera al infierno... no querría tener ningún tipo de reencuento.

Que nunca sepa yo de ella y de preferencia que nunca sepa lla de mi

marichuy dijo...

Hermes

Supongo que te importa demasiado y por tanto, no soportarías lña idea de reencontrarte con ella cuando ya no fuera tu pareja. Creo que es algo que yo también haría; lo que sucedió en esta historia es que ella sentía la necesidad de aclarar algunos malos entendidos.

Saludos y gracias
.

Hermes dijo...

Si, al fin y al cabo no soy alguien de medias tintas (lo cual me ha causado varios dolores de cabeza en mi vida)

A la heroina de tu historia se le quedó algo atravezado, eso lo entiendo con una sola leida; pero que mejor que las cosas terminaron como lo hicieron, no?

marichuy dijo...

Hrmes

En términos de honestidad, aplaudo no andarse con medias tintas; no obstante, como tú mismo dices, luego nos sale caro.

En muchas ocasiones, quedarse con cosas en el tintero impide que las heridas cicatricen bien.

Y hablando de reencuentros, gracias por volver.

Hermes dijo...

Pues si pero... hay otra manera de vivir? La alternativa nomás no me va. Prefiero decir lo que pienso y quizás caerle mal a medio mundo, pero al menos seguri siendo quien soy.

Sigh... aunque claro, ningún hombre es una isla y, como dice Viridiana, a veces no queda más remedio que "amachinar"

Aumm... puedo decirte algo Marichuy? Llegado este punto Yo ya no me voy, siempre andaré por aquí

marichuy dijo...

Hermes

Viridiana es mi hit; aunque yo lo digo en femenino: "a veces no queda de otra y hay que apechugar"

Saludos y gracias por volver

Hermes dijo...

Jajaja!

Me parece que ahora hasta ella se sonrojaría :-)

Bueh, la verdad es que ella misma suele decir que es un niño en cuerpo de niña O_O El amor de mi vida es todo un caso

Mmm... los hombres no tenemos pechuga? Ya mejor no regreso :-D

marita dijo...

pienso que tal vez lo viste tan como es...que no merecia la pena aclaración y si sos la mala o la buena de la pelicula da lo mismo.

con la distancia idealisamos todo hasta a nosotros mismos.

tal vez la carta solo la has escrito para hacerte las aclaraciones para ti misma.

en las cosas del querer y del desquerer todo vale y hay que tratar de salir lo menos dañada posible porque no vale la pena y hay que continuar el camino.

en definitiva nunca hay que perder la inocencia pase lo que pase y tenga la culpa quien la tenga

me gusto la carta!!!

marichuy dijo...

Hermes

No se autocensure... jajá... así me lo enseñó mi abuela: hay que apechugar m'hijita.

Saludos

marichuy dijo...

Marita

Me gusta esa reelaboración de la eterna táctica amorosa (casi guerrera):

“en las cosas del querer y el desquerer todo vale”

Suena a cliché barato, pero creo que mientras uno está enamorado es difícil "ver" las cosas con claridad, sólo la distancia -espacial y temporal- permiten apreciarlas mejor… verlas como son.

Gracias por tu lectura y por tu amable comentario

Fernando dijo...

La segunda persona, la escritura epistolar, hace más intensa la lectura. Cuando el relato está bien escrito, claro.
Quien no tiene tiempo de leer cartas es que no tiene tiempo para nadie. Sólo para sí mismo.
Un abrazo.

marichuy dijo...

Fernando

Gracias por tus palabras. Lamento que en un solo día, te haya tocado leer dos epístolas un tanto despechadas.

Un abrazo