.
.

29 abril 2010

Redención






Por Annabel Villavicencio


Cuando era niña mamá decía que era su pequeño angelito, que mucho tiempo estuve volando por el cielo alimentando ilusiones y podando los sueños de los humanos que no ponían la debida atención a esas aspiraciones que los llevaban al borde de la locura y los acercaban a la vida etérea. Recuerdo que me encantaba cuidar los suspiros que llegaban a la porción de paraíso donde yo vivía; muchos se contenían por años en el pecho de las personas, a veces por segundos pero si llegaban ahí significaba que el sentimiento que los hacía brotar era suficientemente fuerte para remontarlos a las alturas y por eso mismo debía poner especial cuidado en ellos.

Un día empecé a sembrarlos, solo que no siempre en tierra fértil: no era extraño que un suspiro de libertad guardado celosamente se convirtiera al llegar en un árbol de ilusión si yo tenía tiempo de atenderlo en agradecimiento a su belleza. Aunque también dejaba de atender unos pocos y se transformaban en monstruos con ramas fuertes de sueños descabellados. Así pues, con los años mi edén se llenó de maleza, de sentimientos que brotaban de lugares inesperados o de hermosos rosales cuyas flores se deshojaban sin que nadie hiciera por cuidarlos.

Entonces, Él me llamó a su presencia. Suavemente me recordó aquellos tiempos donde revisaba mi área diligentemente, metiendo entre mis alas las hojas marchitas de mis jardines. ¿Dónde quedó tu devoción? ¿Que ha sido de tu magia? ¿Qué, de los anhelos que has manejado desde antes que el aire fuera aire? Un descanso, fue su sabio consejo. Con estas palabras, los arcángeles a su lado me explicaron que sería humano por un tiempo, quitaron mis pequeñas alas y con un beso en cada mejilla me dejaron aquí.

Así explicaba ella mis hoyuelos y las cicatrices de mi espalda. Los arañazos de mis manos son por las espinas de los sueños de locura y mis uñas siempre sucias por la tierra que cuidé desde el inicio de las eras. Dice también que debo estar orgullosa de dar flores a los habitantes de esta tierra y que su manera de pagarlo es con una burda moneda acompañada a veces de una sonrisa. Nunca olvides que descuidaste un jardín lleno con su magia y ahora tu deber es darles una rosa por cada sueño que no han cumplido.

Me pregunto si los otros niños son angelitos como yo. No todos tienen sus ropas rasgadas o les afecta tanto el frío, quizás se les permitió olvidar su pecado o están descansando en la tierra por faltas menos graves... o éste es su infierno. Mamá dice que no debo hablarles, que mi vida pasada no es tan importante para ellos, pero quiero que alguien me ayude a volver, extraño mis jardines y las nudosas hebras de la maleza que se enredaba entre mis arbustos llenos de vida. 

Empecé a suspirar mucho para ver si alguien entendía mis llamados y venía por mí, soñaba con mis plantitas, con hacer mejoras, oraba para decirle que entendía mi lección, que me llevara, que no podía vivir en este lugar donde el frío llenaba mi piel de marcas, donde mamá no me dejaba olvidar, decía que su pecado era mío y que yo pagaba por ambas, que si dejaba que por un solo segundo me distrajera que perdería el camino de regreso para siempre. Suspiraba cuando escuchaba el llanto de las calles, al sentir el hierro de los hombres, suspiraba cuando el espíritu desconocido me torcía por dentro el cuerpo y cuando la cruz dejaba su marca en mi piel, suspiraba cuando me partía el corazón, suspiraba cuando entendía palabras nuevas, suspiraba cuando mamá me decía que no lo hiciera.

Suspiraba tanto que mi alma se quedó chiquita y no fue suficiente para que pudiera recuperar mis alas. Suspiraba tanto que mi vida se quedo vacía y no fue suficiente para esperar que vinieran por mí y me llevaran de vuelta a Él. Suspiraba tanto que se fue mi magia y no fue suficiente para que diera fruto. Suspiré tanto que para seguir viviendo tuve que morirme.



19 comentarios:

Sonia. dijo...

La tierra de los suspiros, que hermosa idea!, siempre me parecio que debian venir de algun lugar, imaginarme este escenario fue facil es muy probable que sea cercano a la realidad.
Se dice que los suspiros son besos no dados.. una teoria mas.

Un texto bien bonito lleno de fantasia, me encanto.

Gracias por compartirlo.


Bienvenida por aqui! =0)

Besitos

Champy dijo...

Sabes?

Tu y yo sabemos de empatías y afinidades, hemos crecido engañados, al menos yo.

Sabes porque?

Porque yo debería ser tu padre, al menos ese orgullo me provocas, y si tu padre no soy (en lo físico) al menos si me siento muy orgulloso de ser tuyo, y además tu amigo.

2046

PS Mi Luciernaga es tuya.

jess dijo...

Para mi gusto, las mejores historias son aquellas donde la fantasía se vuelve tan real, que el lector queda convencido de que es un mundo paralelo y real.

Me encantan los ángeles, su naturaleza intermedia entre la humana y la divina, los hace tan posibles de aprehender, que bien pudieran ser nuestra conexión con Él.

Saludos!

jota pe dijo...

-- magnifica metafora de nuestras vidas como evas y adanes que buscamos paraisos perdidos. Muy bueno!

SKIZO dijo...

In your honour and in the honour of wall the Writwrs and Poets, I published an ilustration.

Ana dijo...

Hola!
recuperar las alas, la magia... recuperar la vida en un suspiro... los vientos que desplegaron mis alas soplan para otro lado y no regresan a mi...
tantas verdades hay en tu escrito, tanto que decir y no hay nadie que quiera escuchar...
ese es el castigo recibido... un olvido

enormes abrazo y gracias!
=)
besos

marichuy dijo...

Qué lindo relato, Anabel.

Yo he suspirado toda mi vida, desde niña y sin saber bien a bien por qué o para qué. Recuerdo que mi abuela solía decirme que era yo demasiado joven (antes de los diez años de edad) para suspirar tan hondamente.

Y con el paso de los años, he llegado a creer que con cada suspiro, al igual que con cada sueño no cumplido, se me va un pedacito del alma.

Saludos

Jo dijo...

insertar un suspiro significa tener, en lugar de pies, dioses que devoran la montaña y la convierten en cielo, significa tener, en lugar de rodillas, catapultas que transforman el resto del cuerpo en puro proyectil provisto de alas...

tener la cabeza habitada por una alegría tan espantosa que es necesaria una fuerza sobrehumana para soportarla

la MaLquEridA dijo...

Los suspiros solo son trozos del alma que se escapan cada vez en mayor medida, por eso cuando suspiras vas muriendo de a poco.


Saludos.

MauVenom dijo...

He negado la existencia de los ángeles pero ellos no lo han hecho con la mía

les debo eso

sé que se encargan de atender suspiros y pensamientos para leer en ellos el porvenir

para evitarlo o dejarlo suceder.

Para recuperar la magia todos debemos morir un poco.

Besotes

Dídac LeDídac dijo...

Magico, que el final es tragicamente correcto!.

trompazoos! :)

Ivanius dijo...

Por eso quienes contemplan la reencarnación dicen que hay tantos seres alados, visibles o invisibles: porque elevarse es un impulso y un imperativo que va más allá de muchas existencias.

Pinche Vieja dijo...

-> Sonia. Todos los besos que guardamos tienen que ir a parar a algún lugar... que mejor que al paraíso al que no hemos vuelto?
Gracias a ti :D

-> Champy. Yo vivo engañada y vivo para ti :)

-> Jess. Me gusta tu idea sobre los ángeles... en lo personal, me gusta pensar que el mundo paralelo es donde vivo hoy... Saludos :)

Pinche Vieja dijo...

-> Jota pe. Mil gracias!!

-> Skizo. Honor que nos hace :)

-> Ana. Necesitamos aprovechar cada ráfaga de viento aunque no sea la que nos ha traído... besos!

Pinche Vieja dijo...

-> Marichuy. Con cada suspiro te pierdes, pero ¿de que otra forma daría el alma una señal tangible de que está viva? Gracias Marichuy :)

-> Jo. Tu y yo necesitamos una catapulta donde quepamos con nuestro ejército y futuro proyecto :-:

Pinche Vieja dijo...

-> Querida Malquerida. Pero hay suspiros que valen la pena!!!!

-> Mau. Pero a mi no se me olvida que existes. Ya con eso tienes una conexión mas directa al edén ;) Miles de gracias por tu invitación y millones de besos!!

-> Didac. Graaaaaaaaaaaaaaaciaaaaaaaaaaas!!

Pinche Vieja dijo...

-> Ivanius. ¿Será la naturaleza humana quien exige la divinidad de la raza? ¿Será tal vez que ser hombres es lo mas etéreo que podemos realizar? Y que al no volar estamos yendo en contra del paradigma original...

Fernando dijo...

Muero por uno de tus suspiros y vivo por saborear tu aliento, felicidades amor. Te amo

Champy dijo...

Oooooooooraleeeee!!!

Ay ojón!

Aqui semos decentes eda tu!

Ay si ay si ay si....

2046