.
.

06 mayo 2010

Oleaje.


Política no,
tsunami de terror
marea de letras.


Imagen: Bibloteca universitaria (sección de Política). Barcelona, España (2009)
Haiku: Cortesía de Ivanius Chancho Pensante.

7 comentarios:

jess dijo...

Mira Pelusita!!!

"He navegado en oceános y bibliotecas."
Pérez Reverté.

Qué padrísima foto!!

Me acordé de la biblioteca municipal.... cuando de niña iba ahí a leer libros.... huy! ya llovió, granizó y hasta nevó de eso!!

:D

Un abrazote!

la MaLquEridA dijo...

Esa biblioteca Pelusina es como estar en medio del mar y sin saber nadar.

¡Me asusta!.



Besitos.

Sonia. dijo...

Esto es la imagen tipica de un recuerdo, que maravilla no?.

LUIS TORRES dijo...

Mi papa me enseño verdaderamente a leer, nunca que yo recuerde e pateado una pelota con el en el parque, pero si me enseño a montar bicicleta, pero el recuerdo mas fuerte de mi infancia es yo agarrado de la mano con mi papa comprando libros en una libreria, mi coleccion de mas de 5000 libros (y ninguna pelota) me hace recordar esa foto, desde entonces leo libros estudie literatura, pero acabe siendo ingeniero electronico, bueno que se le hace...

marichuy dijo...

Pelusita

Creo que hace siglos que no me paro por la sección de Política en ninguna librería y menos biblioteca. Por otro lado, la Política se vuelve detestable en la práctica, pero de eso tienen culpa los politiquillos de cuarta que nos han tocado (y no refiero únicamente a los mexicanos, que de aquel lado del Atlántico... hay cada ejemplar). Pero como Ciencia Social, como objeto de estudio, la Teoría Política puede ser fascinante. Claro, depende del teórico político.

Un beso

MauVenom dijo...

Cuando era niño me gustaba imaginar que los libros en las bibliotecas eran las siluetas de ciudades interminables como en un paisaje de Metrópolis de Fritz Lang

miraba en los estantes, tal y como tú lo haces ahora, y descubría paisajes urbanos fantasiosos

rascacielos con nombres y autores.

Beso

(Me encantó el comentario de Malquerida).

Ivanius dijo...

Lo bueno de aprender a "nadar" es que también se puede elegir en qué lugar hacerlo... O no.