.
.

17 septiembre 2009

Mi dulce ángel.

*
Por Jess

Nunca tomé la existencia demasiado en serio.

Mi padre fué transportista toda su vida y ansiaba que alguno de sus nueve hijos fuera el Diego Armando mexicano que sacara de la pobreza a su familia y lo jubilara de sus jornadas nocturnas laborales.

Comencé a jugar fútbol más por gusto propio que por satisfacer los deseos de mi progenitor.

Siempre fui de los mejores delanteros.

Las tribunas me vitoreaban y la gente se volvía loca por mí.

Y yo, simplemente, me vislumbré como un futbolista de primera división, primero en mi país, y seguramente luego, en la liga europea.

Soñar no cuesta nada.
Y los jóvenes son especialistas en el tema.

Mi fama era conocida en la cuadra y en todas las instituciones académicas de por los alrededores.

Recibí becas y ofrecimientos interesantes, de los cuales no ví un solo centavo durante mi minoría de edad, ya que mi padre era quien firmaba todos esos documentos y decidía con quién me iba.

El sueño de mi padre se estaba volviendo realidad.
Y yo entrenaba a todas horas, para volver realidad el mío.

El día que cumplí la mayoría de edad asistí a una demostración de mis aptitudes físicas.

El dueño de un consorcio trasnacional había oído rumores acerca de mí, y estaba dispuesto a financiar mi carrera deportista si lo convencía en mi toque del balón.
Aunque moría de nervios, estaba consciente de mi capacidad.

Antes de salir a la cancha, me topé de frente con un joven de similar edad a la mía.

A pesar de mis preferencias heterosexuales, debo admitir que la estética masculina de ese joven era increíble.
Simplemente era hermoso físicamente.
Pero su mirada era vacía.

“Así que tú serás el nuevo juguete de papá” – dijo mientras yo pasaba a su lado.

No había nadie más alrededor, así que era más que obvio que yo era el destinatario de esas palabras.

Me detuve y volteé para mirarlo nuevamente, la mirada vacía ahora se había inyectado de despotismo y odiosidad.

“Tengo curiosidad – prosiguió él - ¿Qué harás con el dinero que vas a ganar? ¡No me digas! Déjame adivinar…. Alguien como tú, de tu clase y tu nivel, siempre deciden comprar inmediatamente un sonido estridente para tu automóvil… ¡ah no! ¿Tienes automóvil? O llegaste aquí en transporte público, debe ser así por el aroma que hay en el ambiente, ¿o te decidirás por el alcohol? ¿Irás inmediatamente a emborracharte con un vino de poca calidad mientras comes frituras grasosas igualmente baratas? ¿O le pagarás a la prostituta más cara de la esquina de mala muerte que siempre acostumbran tú y los de tu condición?, dime por favor, que muero de la curiosidad de entender tu mundo.”

Yo sentía ganas de escupirlo y propinarle la golpiza de su vida a ese imbécil, pero de ser así, acabaría en ese momento con todas mis aspiraciones, y al mismo tiempo, me convertiría en el ser humano incapaz de controlar sus impulsos a los que él hacía referencia.

“Llevaré a mi madre a comer patatas fritas.”- respondí yo mirándolo fijamente.

La risa irónica de él se congeló en ese momento y me miró atónito.

“….. ¿con …. Tu madre?”- titubeó él.

“Sí.- Dije extrañado.- ¿Tú no harías lo mismo en mi lugar?”.

Él desvió su mirada y apretó sus puños, sus ojos se perlaron y antes de que cayera alguna lágrima, retrocedió sin expresar nada más.

Hoy sé que todos tenemos momentos de gloria propia que nos hacen sentir plenamente vivos.

Porque así me sentí yo al entrar esa tarde a la cancha y dar la mejor demostración de soccer que había expuesto hasta ese entonces.

Driblé, pasé, toqué, planeé, luché y anoté.

El empresario rico y mi padre, me estarían esperando en el restaurante lujoso que se encontraba del otro lado de la avenida que separaba la cancha particular de “mi nuevo jefe”.

Yo sonreía y no cabía de alegría en mí, corrí lo más que pude y a escasos metros de firmar por primera vez un contrato, un automóvil deportivo me derribó, ocasionándome fracturas múltiples que si bien no me dejaron inválido, sí me impidieron volver a tocar un balón por el resto de mi existencia.

Fué entonces, cuando comencé a tomar la existencia en serio.

Cuando mi fé en la vida misma, se desvaneció al unísono de mis sueños y de mi consciencia.

Cuando recobré el sentido, me encontraba en un cuarto de hospital, con mis padres a mi lado, dos enfermeras, mi “ex jefe”, tres abogados y el hijo de mi ex jefe sonriendo perversamente ante mi dolor físico, pero sobre todo, anímico.

Mi madre lloraba pensando en la pérdida de mi salud.

Mi padre lloraba pensando en la pérdida de su minita de oro.

Y yo reprimía el llanto que me ocasionaba el pensar en mis propias pérdidas.

- Firma aquí.- Me dijeron los abogados.

Yo ni siquiera concatenaba bien todo lo ocurrido, cuando tenía encima de mí papeles y más papeles donde yo otorgaba el perdón al hijo de mi ex jefe por haberme lesionado, aceptando una cantidad económica a cambio.

- Firma ahí Neftalí.- Reafirmó mi padre.

Mi madre continuaba llorando.
Tanta gente a mi alrededor me asfixiaba.

- Sólo firmaré con una condición.- balbuceé ahogando mi llanto y pensando nuevamente en mi futuro que parecía no importarle a nadie.- Quiero formar parte de su empresa señor, si no es como futbolista, que sea como empleado que me permita tener una vida digna.

Mi ahora jefe sonrió asintiendo, habló con sus abogados, reimprimieron contratos y fue así como entré a formar parte de R.I.U., S.A. de C.V.

Al firmar esos papeles, todos salieron de mi habitación por órdenes médicas para que yo pudiera descansar antes de iniciar mis múltiples operaciones.

Antes de entrar al quirófano y perder totalmente el conocimiento debido a la anestesia, escuché que alguien murmuraba:

- ¿Una vida digna? ¿Por qué te aferras tanto a un mundo al que no perteneces? ¿Por qué simplemente no pones un cero más y vuelves a tu alcantarilla a comer patatas fritas?-


Pasarían algunos años para que yo lograra entender cabalmente que la vida es un irónico devenir de sucesos que coloca cada pieza en su lugar.

No volví a jugar soccer nunca más, pero ello me condujo hacia ti, mi dulce ángel.

26 comentarios:

marichuy dijo...

Jess

La vida no siempre es justa (o casi nunca) y encima suele ser sarcástica, pero a veces como que se pasa ¿no? Pobre aspirante a Dieguito mexicano. Qué le costaba a su Ángel (de "La Guarda"), protegerlo al cruzar la calle? Digo yo (y a él fijarse, desde luego).

Un abrazo

Marta Simonet dijo...

¡qué alegría encontraros!

Mara Jiménez dijo...

Jess: Me atrapaste desde el principio... aunque yo entendí otro final distinto al de Marichuy... creo. Eso de la multiplicidad me gusta, jejejeje.
Indudablemente, este maradona región 4 tenía cuesta arriba cambiar, no solo su historia, si no la de tantas generaciones que le precedieron.
Me gustó, Jess!!!
Un beso.

Sonia. dijo...

aayyy.. como para mandarle a desfigurar el lindo rostro y que quede pero que el hombre elefante.

Ese seria una buena clausula en el nuevo contrato.

Grrrr!!!

la MaLquEridA dijo...

Parece ser la vida de unos cuántos futbolistas que conozco, que al casi tocar la gloria, algo pasa y caen estrepitosamente al infierno.


Saludos.

Fernando dijo...

Una historia muy trágica, no por el accidente físico, sino por las humillacioesn continuas a que es sometido el pobre aspirante a jugador. La vida está llena de personas envidiosas que son generalmente mediocres pero que, generalmente, ocupan el poder. Simultáneamente, existe personas buenas, como tu personaje, que aceptan esas humillaciones para sobrevivir. Muy triste esta historia. Un beso.

Doctor Gurma dijo...

La vida nunca es justa ( ni injusta tampoco, sólo es vida y ya); no obstante hay quien(es) sabe(mos) afrontar viscisitudes encontrándole lo útil a cada circunstancia. Lindo ejemplo pese s que ni el futbol ni el amor romántico se me dan para un texto (aún)

Rafael dijo...

Muy buen relato..., sueños del fútbol dorado...,saludos.

MauVenom dijo...

Jess

si te dijera que es uno de los textos que más me han gustado de ti

recuerdo mucho uno que publicaste en HDB y una belleza que escribiste cuando fuiste invitada en CL

este es diferente, es crudo y triste pero demasiado real para una soñadora irredenta como vos

padre historia Jess si es que aplica el calificativo dentro de un marco tan miserable. Interesante. Quiero ver ahora como encaja esto en lo demás.

Besos muchos y todos sucios.

Pelusa dijo...

Por dentro algo me grita: "Asi es la vida", pero no sera eso lo que dire porque pienso (eran los masones los que lodecian?) que cada cual es arquitecto de su destino. Y no todos logramos ser tan buenos arquitectos como este muchacho que resulto ser dueño de sus poderes hasta en los momentos mas dificiles.
Cruel y conectado a la tierra de principio a fin es tu relato, Jess. Muy bueno.
Un beso!

QUANTUM dijo...

## ¡¿El NEGRO es un color ó la ausencia de color?! ##

Hay gente que sencillamente expresa un pesimismo sin fundamento. Es verdad que la vida casi siempre no es lo que desearamos...cierto. Pero podemos también decir que "si algo no te gusta, cámbialo; si no puedes cambiarlo, cambia entonces la manera de cómo lo percibes".

Yo no creo que el personaje haya aceptado, tristemente, las humillaciones; pienso que en todo momento mostró una madurez emocional(un buen equilibrio).

Es una historia afrontable.

Y es, en los últimos renglones, donde está la clave de los rayos de(aún todavía) optimismo inegable de la vida: CUANDO PIERDES ALGO, GANAS ALGO.

jess dijo...

Antes de individualizar la respuesta, alguna vez en la Universidad leí la siguiente frase: "Mientras se cumple algún sueño en el mundo, otros se pierden, y desaparecen para siempre.". Y fue la base para redactar este capítulo. :)

Mi muy estimada Marichuy, creo que en efecto la vida no es justa, pero sí equitativa, y creo firmemente en que al final, todos tenemos lo que merecemos.
De no ser así, mi existencia no tendría sentido.
Te mando un abrazote!!

Marta Simonet, gracias por la efusividad.

Mara, me alegra que te haya atrapado desde un inicio! el dulce ángel de Neftalí, es uno que vive y le hace sentir vivo... unos capítulos más adelante. ;)
(suspenso) :D
abrazos!!

Sonia., jajajaja antes de que lo desfiguren que me dejen darle unos buenos besos :P jijijiji.
.... por cierto, a Neftalí lo creé pensando en ti nena ;)
Un abrazote!!

la Malquerida, bueno es que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia ;)
nuestro personaje cayó al infierno, para después ser rescatado por una gloria mucho mayor a la de la gambeta.
Agradezco mucho tu comentario. :)

Fernando, al final de cuentas, uno nunca sabe quién termina siendo humillado, sino el que tiene el poder, o quien lucha arduamente, defendiendo su dignidad.
Te mando un fuerte abrazo!

Doctor Gurma, huy el significado de la vida ha sido, es y será motivo de letras y más letras... y nunca se llegará a uniformar criterios.... y hey! esperamos ansiosos el día que de tu tinta, salgan esas líneas románticas ;)
Un abrazo!

Rafael, pero qué te puedo decir a ti.... si vives en un país donde el futbol es religión. :D
abrazos!!

Mau, hey me da curiosidad saber cuál es el cuento de HDB que recuerdas más... y bueno, es que Neftalí merece ser feliz de una forma u otra, y al final, lucha por volver sus sueños realidad.... y ..... no se pierda usted el siguiente capítulo ;)
Besos sucios capitán!!

Pelusa, una vez leí que "el destino no es sino una oportunidad aprovechada", y creo que sí, todos tenemos la materia prima para trascender en este mundo.... Neftalí habrá de luchar contra todo lo que se le interponga por demostrarle al mundo que la vida es bella.... :D
Un abrazo!

QUANTUM, pero qué bonito comentario, resumes encantadoramente la idea que intento transmitir en este capítulo.... no te puedo responder nada, porque es increíble la manera en que ves a través de las palabras.
Muchísimas gracias por tu comentario!!

A todos, mil gracias por su amable visita!

el7palabras dijo...

Desde la ultratumba de las pilas de chamba atrasada lo único que digo es:

¡Clap clap clap clap clap clap!

Me sonó trágicamente familiar. A cuántos les pasa eso, antes de siquiera subirse al ladrillo, ven su sueño atropellado.

Damn good.
Saludos

Rafael dijo...

He vuelto a leer este relato, la verdad que tanto me ha llevado a pensar esto..., recuerdo cuando una vez un amigo que era un gran jugador de fútbol lo estaban probando para ir a jugar a Boca juniors , tenía todas las aptitudes, aunque finalmente no quedó, su destino no fue jugar al fútbol finalmente sino que se transformó en comunicador social. Pero claro que recuerdo el día en que vino muy angustiado cuando se enteró que no iba a vestir esa camiseta...Que se yo..., no lo sé, es algo un tanto polémico plantear este tema, muchas veces pienso que no se puede jugar con la ilusión y el futuro de un niño por la especulación deportiva y empresaria. Gracias por comentar mi blog, te he puesto entre mis blogs favoritos, saludos.

jess dijo...

el7palabras, hey! gracias por escaparte un ratito a tu friega laboral para venir a leer :)
.... no creas, yo ando igual.. pffff..... por eso trato de ir haciendo mis cuentos en el transcurso del mes jiji.
Y sí.... tal pareciera que al destino les gusta jugar con nosotros no?.... yo iba a decidirme por la química y resulta que vine a ser todo lo contrario.... y sin embargo, a estas alturas tengo la duda de haber sido una buena QFB.
Me encantó eso de "sueño atropellado"... muy ad hoc :D
Que tengas un lindo inicio de semana!

Rafael, íjoles y en el Boca.... sabes? yo estuve adentro de ese estadio y aún sin no haber partido, se siente la vibra y el ánimo futbolero... no sé, es impresionante. Y sí.. los niños juegan por amor al juego..... los padres de los niños por otros tintes... y es una lástima.
Pero bueno, como dijeran por ahí "Si eres bueno para algo, nunca lo hagas gratis.". Muchas gracias por linkearme! Tu blog es realmente interesante, por ahí me tendrás seguido ;)
Un abrazo!

Ivanius dijo...

Me quedé con la sensación de que en toda tragedia hay un antes y un después, y precisamente por eso, brincar en los momentos de la narración mezcla la desesperación con la esperanza renovada. Habrá que aguardar más andanzas del protagonista. Gracias, Jess.

jess dijo...

Claro... no es un hecho aislado, sino un conjunto concatenado de situaciones y detalles... que parecieran no tener importancia... pero sólo aparentemente.

Me encanta que la vida sea así... tan... detallista.... porque he aprendido que las grandes personas, se diferencían en los pequeños detalles.

Y..... bueno..... el capítulo que sigue entrelazará muchas situaciones.

Gracias a ti por tu lectura y comentario!

Wittgenstein, el Auténtico Positivista Lógico dijo...

Jess, me parecio muy bueno tu relato, y sobre todo, tiene una autenticidad y sencillez que resulta muy grata a comparación de las pretensiosas contribuciones de algunos de tus compañeros.

Si bien el estilo podría haber sido depurado un poco, me hiciste reflexionar y hasta sonreír, lo que en mí es casi una rareza.

Estoy gratamente sorprendido, por que desde que empecé a seguirlos(y por ende, a criticarlos) he notado una mejoría en el contenido de su blog, aunque de vez en cuando nos llevemos decepciones como la que siguió a tu relato. Pero ese es tema de otro comentario.

Sonia Jazmin dijo...

En mi???... jajajaja es lo mas ... autentico que me han dicho jamas!. XD
PERO... PORQUE!?, cuentame.. es asi como de los que receta el doc o como!?.

Te invito una chela y me cuentas =0D

jess dijo...

Wittgenstein, el Auténtico Positivista Lógico, fíjate que pasa algo bien gracioso porque ja, crecí leyendo a los Hermanos Grimm, viendo a Walt Disney y leyendo a Caridad Bravo Adams, y libros del tipo "Mujercitas", "David Coperfield", "La cabaña del Tío Tom", "El diario de Ana Frank", etc., así que mi mundo se tornó "rosa" por así decirlo, y por tanto, siempre que escribo reflejo el resultado de las letras que se han impregnado en mí.... todas mis colaboraciones en este blog colectivo, están entrelazadas a modo de capítulos, dándole un toque de autonomía a cada post, para quien no me haya seguido desde el inicio.
Espero poder purificar mi estilo... ja, se oye gracioso... pero espero perfeccionarlo, según yo, soy buena para los diálogos internos, pero terriblemente mala para los externos.... pero si tú me ayudas y me das recomendaciones, puede que salga algo interesante. ;)
Saludos!

Sonia!!! jajaja es que... te conozco mosco!! y como ya me he percatado la clase de personajes que odias ;) ahora dije, hagamos un personaje con la misma voluntad del despreciable, pero encaminada en diferente sentido ;) y sí nena, no es tan guapo, ni viste A/X o Hugo Boss, peeeeero vas a ver que te enamorarás de él..... ;)
Abrazos linda!

jess dijo...

Jaaa olvidaba lo importante..... te acepto la sheve cómo no!! :D
que por esto y por aquello, saaaaalud!! :D

Canalla dijo...

Hay gente que nunca o, difícilmente, se va a quebrar, que sabe que no hay bien que por mal no venga y si del cielo le caen limones hace nieve de frambuesa ¿sí era así o...? ¡ash! El caso es que sobreponerse es duro, pero menos derrotarse. Que siga el relato.

Canalla dijo...

(menos que derrotarse)

Simbad de la Porra dijo...

Josefina.

Aunque al principio me acordé del bodrio ese de Rudo y Cursi, es uno de los mejores relatos tuyos

aunque se que tiene algo escondido, creo que no he alcanzado a entenderlo.

Sonia. dijo...

aah, bueno pero tampoco feo, pandroso y apestoso, eh!! no exageres.

Salud!

=0D

jess dijo...

Canalla, en efecto, no importa raza, sexo o condición, siempre habrá gente que nace en los lugares más inimaginables, que siempre busca su propia "limonada" o "fresada" o "frambuesada?" jajaja.
Sigue el relato!
Un abrazo!

Simbad, bueno la verdad es que yo nunca ví Rudo y Cursi jajaja, yo sólo vi Atlético San Pancho, yeah! de lo mejor del cine mexicano ;) y bueno tú sabes que me encanta el fut, ya era justo dedicarle una entrada a mi pasión futbolera... y bueeeeeno..... claro que cada entrada tiene algo escondido, es chapuza mía para hacer que me sigan leyendo :P ...... Neftalí pierde la gloria profesional, más no así la personal.
Saludossss y muchas gracias por venir hasta acá!

Sonia! jajajaja no, no, no, lo sudoroso nomás es en la cancha y tiruriru.... y qué pasó, cómo feo, no tan "bonito" pero verás que llega a ser requete atractivo el muchacho ;)
jajajajaja Salud Nena!!!